24 de diciembre de 2014

Desaparecidos: un vacío en las festividades

Generalmente, diciembre es un mes de festejos en los hogares ecuatorianos. Navidad y Año Nuevo constituyen el mejor pretexto para reunirse en familia y compartir gratos momentos.

Sin embargo, para un grupo de familias estas fechas ya no son motivo de alegría.
Por el contrario, en estos días sienten con mayor intensidad el drama que viven, donde la incertidumbre predomina y, aunque en el fondo siempre les queda una esperanza, hay algo que les falta de forma permanente. Se trata de los familiares de los desaparecidos.

A pesar de múltiples plantones, movilizaciones, reclamos y gestiones no hay rastro de sus seres queridos. Cuatro testimonios le cuentan a La Hora cómo cambió para ellos el sentido de estas fechas. (HCR)


Luis Sigcho desapareció en el Valle de Quito.
Su puesto está vacío’

° Luis Sigcho, padre de Luis Sigcho Ñacato (foto), desaparecido el 4 de octubre de 2008, cuenta que: “Vivimos con esa incertidumbre de no saber dónde está. Un año más sin mi hijo en la Navidad, en la cena de Año Nuevo, es tormentoso porque ya son seis años de pasar por estas circunstancias y no hay rastros de él. Cada año le recordamos más e igual esta vez pasará lo mismo. Su puesto en la mesa queda vacío, como si él estuviera presente, abrigando esa esperanza de en algún momento volverlo a ver ahí sentado, porque queremos tenerlo cerca de nosotros, porque nos hace falta a todos. Tenemos otros hijos pero ya nada es igual, porque no sabemos cómo mi hijo desaparecido pasa las Navidades, con quién, dónde, qué es lo que hace y ese es el dolor que llevamos a cuestas. Antes sí celebrábamos estas fechas en familia, todos reunidos. La mamá está muy afectada, está enferma por toda esta situación. En verdad no quisiera que a nadie le toque vivir lo que nosotros estamos pasando. Solo queremos recuperarlo”.

‘No festejamos nada’
Juliana Campoverde desapareció el 7 de julio de 2012.

° Elizabeth Rodríguez, madre de Juliana Campoverde (foto), desaparecida el 7 de julio de 2012, relata que: “Es muy doloroso pasar sin mi hija estas festividades. No hacemos cena, no festejamos nada porque solamente los recuerdos están ahí, pero con la esperanza de que en algún rato tengamos una respuesta. Pero pasa el tiempo, se pierden evidencias y eso nos martiriza. Mis hijos sufren, mi esposo igual. Cuando amanece siempre tenemos la esperanza de que mi hija golpee la puerta. Antes contábamos los días para cuando cumplía años de vida. Ahora quisiéramos detener el tiempo para que no cumpla años de desaparecida. Hoy solo hay tristeza, soledad, incertidumbre, un vacío inmenso. Por eso solo espero una respuesta, que aparezca mi hija; a veces ya no puedo más, mi salud está muy afectada psicológicamente. Lo único que espero es que mi hija aparezca. Cada hijo tiene un lugar en el corazón y por eso quiero que aparezca para que llene ese vacío, que ya se sepa algo, solo quiero una respuesta y qué mejor sería que mi hija aparezca”.


Carolina Garzón desapareció en Quito.

‘Siempre la estamos pensando’

° Alix Ardila, madre de Carolina Garzón (foto), desaparecida el 28 de abril de 2012, comparte que: “Para mi hija y para mí el 24 de diciembre era algo muy representativo, sagrado. Ella siempre me buscaba luego de compartir con sus compañeros. Me acuerdo que solía llamarme ‘mami dónde nos vemos’ y yo le contestaba ‘mamita vamos a estar en tal lugar, vente para acá”, y acudía a encontrase conmigo sea en el lugar que fuese. Por eso, desde el momento de la desaparición de mi hija no volvimos a tener fiestas, reuniones, porque la que falta ahí es mi hija. Ha sido un cambio total porque si estamos en una reunión solo estamos de cuerpo, porque la mente está pensando en Carolina y no hay esa alegría, ese entusiasmo que siempre reinaba en la familia. Esta fecha es muy triste y lamentable, especialmente para mí porque es un llanto continuo. Es duro estas fiestas para nosotros como familia, y mientras más pasa el tiempo el dolor es más grande y desesperante al ver que no aparece, no asoma, al constatar que no sabemos nada de ella”.
 

‘Oramos para encontrarlo’

David Romo desapareció  en  el sector de la Mitad del Mundo. 

° Alexandra Córdova, madre de David Romo (foto), desaparecido el 16 de mayo de 2013, dice que: “Estas fechas son para vivirlas en familia, pero para nosotros es algo muy triste, porque no está mi hijo, no está el nieto, no está el hermano, el sobrino, el amigo. Es un dolor muy grande y lastimosamente mientras las personas no pasan por esto, nadie comprende. El significado de estas fechas cambia completamente, porque mientras las demás personas están en los festejos, están en las compras de los regalos, están en los preparativos de una cena por Año Nuevo, nosotros no. Nosotros lo que estamos es pensando en esa persona que no está, siempre luchando y tratando de hacer algo por encontrarlo, para visibilizar esta situación. La vida para nosotros cambió completamente desde que David desapareció. En lugar de estar un día descansado, en fechas como Navidad y Año Nuevo, en vez de estar preparando la cena, la reunión familiar, tenemos que estar buscándolo. Por eso siempre estamos orando por encontrar a David, porque él esté bien, para que Dios me lo devuelva con vida”. 

Contenido publicado originalmente en:
----------------------------------------------
Monitoreo de medios de comunicación 

Reacciones:

0 comentarios:

Publicar un comentario

TwitterFacebook Google Plus you tube rss