3 de febrero de 2019

Carta abierta: son 13 años de impotencia por el asesinato de María Beatriz Córdova


CARTA ABIERTA
Lcdo. Lenín Moreno
PRESIDENTE CONSTITUCIONAL DE LA REPÚBLICA DE ECUADOR.
Dra. María Paula Romo
MINISTRA DEL INTERIOR.


De mi consideración
El 26 de enero del 2006, María Beatriz Córdova como de costumbre concurrió a su lugar de trabajo, “pero sin retorno al hogar”, esta fecha marcó nuestras vidas para siempre y más aún, la impunidad.


Para las familias Salazar Tovar, Salazar Córdova y Córdova Usamá, son 13 años de impotencia, sin respuesta ágil y oportuna y acceso a la verdad y justicia de parte del Estado ecuatoriano en el caso 171- 2006, por plagio, asesinato, tortura y desmembración del cuerpo de la señora María Beatriz Córdova Usamá que trabajó para la Cámara de Comercio de Latacunga por más de una década.

La negación del derecho a la verdad y justicia, lo fundamental en estos casos, es decir, conocer los motivos que causaron el plagio y el asesinato, tortura y desmembración, la ausencia de garantías de parte del Estado, total indefensión de mis dos menores de edad, inseguridad, temores, persecución de parte de criminales que intentaron asesinarme en carretera Latacunga_Sigchos y Isinliví_Sigchos.
Investigación de la Fiscalía y la Policía contra mí persona por un año, siendo el denunciante y esos documentos no forman parte del expediente, el presunto responsable nada hasta la presente fecha, de la misma manera, a mi hijo primero. Franca parcialización del Secretario del Fiscal que cuando tuvimos el Radio Base del número 091111000, abandona su puesto de trabajo a prisa para interrogarme qué voy hacer con los resultados de la investigación. Respondí pregunte al señor Fiscal.

Suerte de ruleta en los cambios de fiscales a quienes si les conocí y los recuerdo son 7, pero los agentes investigadores varios de ellos no los conocí, incluido oficiales de Policía, de ellos Cristian Cevallos, Juan Carlos Jácome, Olga Bravo, cronológicamente, escasos informes que dicen de todo pero no sirvieron para el esclarecimiento de los hechos, es difícil. Así también al Juez que aceptó el archivo del caso 171-206.

La falta de un ambiente favorable para el desempeño profesional en los lugares donde trabajé desde el 2006 hasta el 2014, porque al Ministerio de Educación no le interesa los profesionales con familiares desaparecidos, fui el primer supervisor provincial en esta senda, por el contrario fue un montón de estigmas, estereotipos negativos, así mismos, falta de apoyo institucional para el desempeño académico de mi hijo e hija, no faltaron también estigmas y estereotipos negativos producidos por sus semejantes.

Un Sistema de Salud Público ni con lo básico para atender a pacientes con un familiar desaparecido en el área psicología, en la actualidad tiene varias carencias primero de formación, no es entendible que le respondan tiene dos opciones: una cerrar todos los casos y te sanas de una, el otro seguir con los casos eso muy difícil para que te sanes, los familiares pedimos al Estado, psiquiatra forense, psicólogo forense para que nos entiendan.

El abusivo archivo del caso 171-2006 solicitado por el fiscal Santiago Zumba, porque no hay suficiente motivación legal para solicitar el archivo del caso, invoca los Arts. 217 y 215 del Código de Procedimiento Penal anterior, sin observar que la Constitución de 1998 determinó que los casos desaparición y asesinato no prescriben, norma de menor jerarquía invocada por fiscal y aceptada por el juez y también desconocen los acuerdos internacionales en materia de derechos humanos del que Ecuador es parte.


Impotencia porque la pelea la hacía solo, en la ciudad de Latacunga sin el apoyo de una organización que permita de alguna manera cambiar la tónica de la exigencia. Fui aceptado como socio de la Asociación de Familiares y Amigos de Personas Desaparecidas en Ecuador (Afadec) donde se generó espacios de difusión y aprendizaje del caso, la participación en plantones en la Plaza Grande los días miércoles de 11hasta las 13 horas, los estigmas y estereotipos no faltaron de la fuerza de choque del expresidente Rafael Correa, la presencia de miembros de la Policía para desalojarnos porque se nos consideraba del Movimiento Creo, Social Cristianos.

Por fin el tres de octubre del 2018 dimos a conocer la situación real de los familiares de personas desparecidas en Ecuador ante la Comisión Inter-Americana de Derechos Humanos (CIDH) la falta de respuesta del Estado ecuatoriano a través del Sistema de Justicia, una oportunidad importante para posicionar a Asfadec y a los familiares de personas desaparecidas en exigencia para la vigencia de los derechos humanos.

Concluyo manifestando: somos víctimas de injusticia, impunidad, olvido estatal, silencio cómplice, los beneficiarios de la justicia son los beneficiarios de la impunidad, la investigación no buscó al ser humano por los estereotipos negativos en contra de la víctima, emitidos por los operadores de justicia.

Con sentimiento de consideración y estima.
Atentamente

Néstor Salazar Tovar
MIEMBRO DEL DIRECTORIO DE ASFADEC.

María Beatriz Córdova



La infame desaparición de la joven Luzmila Ramírez

Luzmila Ramírez


A Luzmila Ramírez la desaparecieron el 10 de octubre de 2016 en Machala, pues hasta esta ciudad debió trasladarse desde Quevedo, su ciudad natal, para matricularse en la Universidad luego de una exitosa carrera estudiantil primaria y secundaria, a pesar de padecer una incapacidad visual del 52%, pero el absurdo sistema de estudios en el anterior gobierno, la obligó a ir tras su sueño de ser Doctora en Medicina, sin imaginar jamás que por esta razón la iban a desaparecer, escribe su hermana Alexandra Súarez.

Adjunto: carta completa 


16 de enero de 2019

Asfadec se pronuncia ante declaraciones de funcionario de Fiscalía que acepta falta de capacitación en casos de desaparición

La Asociación de Familiares y Amigos de Personas Desaparecidas en Ecuador (Asfadec) muestra su preocupación ante las declaraciones emitidas por Óscar Enríquez, ex  director Jurídico de la Fiscalía General del Estado, en la entrevista a diario La Hora publicada el 13 de enero de 2019 bajo el titular ‘Elnuevo Fiscal debe pedir autonomía’.

En la publicación se observa la respuesta textual del ex funcionario sobre el tema de desapariciones. Fragmento de la entrevista:
“¿En qué tipo de ramas hacen falta más fiscales?
No existen, por ejemplo, expertos en temas petroleros; que ahora son tan importantes para investigar. En temas de comunicaciones, para investigar casos de desapariciones…
¿Entonces, es verdad lo que siempre han dicho los familiares de desaparecidos: que los fiscales de sus casos no están preparados?
Sí, claro que sí. Eso es verdad. (Lo subrayado nos pertenece)
                               ¿Y por qué no se les ha capacitado?
Porque la Fiscalía carece de presupuesto. Nosotros acá exigimos, pero no queremos cumplir. ¿Cuántas personas hay para violencia de género? ¿Cuántas para propiedad intelectual?”

Frente a estas declaraciones, como familiares de personas desaparecidas ratificamos nuestra exigencia para que la Fiscalía General del Estado capacite a su personal en investigación de personas desaparecidas, dote de instrumentos para que realice una investigación célere y efectiva y sensibilice a los funcionarios que atienden este fenómeno social que afecta a miles de familias ecuatorianas.

Nos duele ver como ministros, fiscales, autoridades y hasta el expresidente del Ecuador nos dicen que ahora los fiscales ya se encuentran capacitados, que hay unidades especiales para atender estos casos y hasta se molestan con nosotros cuando denunciamos públicamente que no, que no están capacitados y que prueba fiel de ello es que Juliana, Telmo Orlando, Carolina, David, Leonor, Giovanna, Alexander, Luis Alfredo, Luis Daniel, Luzmila, Gustavo, Camilo, René, Carolina, Michelle y miles de personas aún se encuentran desaparecidas.

La falta de capacitación evidencia la imposibilidad de atender oportunamente y adecuadamente los casos de personas desaparecidas. Sus falencias en las investigaciones no los permiten encontrar a nuestros seres queridos desaparecidos y los casos “resueltos” al encontrar a una persona sin vida, no significan que la Policía o Fiscalía lo haya encontrado. 

Bertha Chicaiza, joven de Latacunga, fue desaparecida el 18 de diciembre de 2018, en el terminal de Latacunga. Ni la Fiscalía ni Policía empezaron de forma pronta las investigaciones pues estaba de por medio el feriado de Navidad y Año Nuevo. Casi tres semanas después, 5 de enero de 2019, fue localizado su cuerpo sin vida por los vecinos de la zona, no por la Policía ni Fiscalía. Ellos solo llegaron al lugar a realizar el levantamiento del cuerpo de Bertha.  

Frente a esta situación, exhortamos públicamente al presidente Lenín Moreno que nos  conceda una audiencia para que nos escuche. Desde su candidatura a la Presidencia hemos pedido una reunión de trabajo, sin embargo hasta la fecha la única respuesta ha sido el silencio. 

Óscar Enríquez, ex  director Jurídico de la Fiscalía General del Estado. Foto: La Hora

Contactos:
Lidia Rueda - secretaria 0995601228
Isabel Cabrera, presidenta de Asfadec - 0987182676

9 de enero de 2019

Familiares de personas desaparecidas comparecerán ante la Asamblea Nacional


La Asociación de Familiares y Amigos de Personas Desaparecidas en Ecuador (Asfadec), Alexandra Córdova, madre de David Romo desaparecido el 16 de mayo de 2013; y la Fundación Regional de Asesoría en Derechos Humanos (Inredh) invitan a los medios de comunicación a la comparecencia pública sobre la  “Ley Orgánica de Actuación Integral en casos de Personas Desaparecidas” ante la Comisión Ocasional que trata los casos de personas desaparecidas de la Asamblea Nacional.

La comparecencia se realizará este jueves 10 de enero de 2019,  a partir de las 08:00, en la Sala de Sesiones de la Comisión de Participación Ciudadana y Control Social, sexto piso, del Edificio de la Asamblea Nacional.

Porque nuestros seres queridos nos siguen faltando, exigimos una respuesta integral al fenómeno de las desapariciones en Ecuador.

Contacto de prensa:

Lidia Rueda - secretaria 0995601228
Isabel Cabrera, presidenta de Asfadec - 0987182676
Alexandra Córdova - 0999908470
Comunicación Inredh: 0992058210



25 de diciembre de 2018

Nuestro único deseo de Navidad es que nos devuelvan a nuestros seres queridos


Diciembre, al igual que todos los días, es una fecha muy dolorosa para cada una de las familias que buscan a sus seres queridos desaparecidos. Esta vez recolectamos mediante las redes sociales los mensajes de madres e hijas que buscan a su familiar desaparecido.

Muestra fotográfica "Ausencias"

“Para Navidad quiero de regreso a mi amada hija Carolina. Reencontrarnos y revivir los momentos vividos contigo, darte los abrazos, los besos de cada cumpleaños y de las navidades en tu ausencia. Quiero que vuelvas a ocupar tu lugar en cada sitio de la casa, escuchar tu música, escuchar esos te quiero ma´, quiero que me vuelvas a contar tus planes, tus sueños, tus proyectos, que me digas la prenda que te gustaría que te comprará, que hablemos de nuestros planes y de lo que nos hace reír o llorar. Quiero que volvamos a hacer esas travesuras como cuando te hacia cosquillas y no parabas de reír o te escondías como una niña solo para asustarme, quiero que vuelvas a mi trabajo y caminar juntas a la casa, me cojas del brazo y me cuentes lo que hiciste durante el día.

Mi amada hija Carolina, tu ausencia duele mucho es un dolor indescriptible. Hija Carolina donde estés, dónde te encuentres recibe mil besos, mil abrazos, mil bendiciones. Te amamos. Regresa pronto”. Escribe Alix Ardila, madre de Carolina Garzón Ardila desaparecida el 28 de abril de 2012, en la ciudad de Quito.


Gran marcha por las personas desaparecidas en Ecuador

"Soy una mujer que ha recibido el milagro de la maternidad y a pesar de que su hijo le fue arrebatado hace más de 5 años por razones que las autoridades no han podido esclarecer a pesar del apoyo de los padres, amigos y la sociedad en general, y el constante recuerdo, sufrimiento y dolor por la desaparición de David, recibo esta fecha con agradecimiento por las bendiciones recibidas de Dios que son muchas: como la fortaleza para seguir mi búsqueda ya no solo de mi hijo sino de muchas otras personas desaparecidas, como el reconocimiento y apoyo de la comunidad y de personas defensoras de los derechos humanos y el apoyo de la sociedad ecuatoriana que se ha identificado con valores irrenunciables como son el derecho de una madre de saber de su hijo y seguramente en esta fecha, el respetar el dolor de tener una cena de Navidad con la silla de David vacía”, escribe en una carta abierta Alexandra Córdova, madre de David Romo desaparecido el 16 de mayo de 2013, en el norte de Quito.

Día Internacional de la No Violencia a la Mujer

“La Navidad ya no es Navidad cuando un ser muy querido y especialmente tu madre no está a tu lado debido a que alguien con sentimientos oscuros nos robó esa felicidad, pero hay un Dios que todo lo ve y él se encargará de hacer justicia por nuestros seres amados que hoy no están a nuestro lado”, escribe Isabel Cabrera, madre de Leonor Ramírez desaparecida el 29 de abril de 2012, en la ciudad de Quito.

Muestra fotográfica "Ausencias"

No hay un solo segundo que no te piense, te extraño tanto hija de mi vida. Siempre te estaré esperando, desde el día que te desaparecieron no hay nada que festejar te amo mi July hermosa”, escribe Elizabeth Rodríguez, madre de Juliana Campoverde desaparecida el 7 de julio de 2012, en el sur de Quito.  


Día Internacional de la No Violencia a la Mujer

“Nuestro único deseo de Navidad es que nos regresen a Michelle. Sin Michelle estas fiestas no van a tener la misma luz que antes porque nos falta su carisma y dulzura. Nos falta su abrazo. Que regresen todos los desaparecidos”, del muro Nos Falta Michelle, joven desaparecida desde el 5 de junio de 2018.

Día Internacional de la No Violencia a la Mujer
Hoy como todas las navidades, desde el momento que desapareció mi adorado hijo Alexander Romo Bassantes  es un día muy triste. Mi única ilusión es volverte a ver.
Dónde quiera que te encuentres, te doy mi bendición y no descansaré hasta encontrarte. María Eugenia Bassantes busca a su hijo Alexander desaparecido desde el 6 de noviembre de 1994, en el centro histórico de Quito.




"Espero que esta noche, el niño Dios toque su corazón y nos de la importancia que necesitamos, que el Estado deje ser indolente (...) ante estos casos tan dolorosos. No ha dado contestación a nuestras cartas enviadas para reunirnos con usted señor presidente Lenín Moreno”.


Nos falta Telmo, Gustavo, Camilo, Luzmila, Luis Daniel, Luis Alfredo, Edwin y todas las miles de personas desaparecidas en Ecuador. 

20 de diciembre de 2018

Un Estado indolente ante la desaparición de Luzmila Ramírez

El 10 de octubre de 2016. 

Transcurre un nuevo día en el Ecuador; ya mismo cae la noche y con ella continúa cayendo la esperanza de los familiares de las personas a las que desaparecieron en este país. El caso de Luzmila Ramírez Suarez, oriunda de Quevedo y víctima de una macabra desaparición en Machala en manos criminales, es por decir lo menos infame en toda la extensión de la palabra. Una joven de 18 años de edad, excelente alumna de su colegio, sin embargo de padecer un porcentaje muy alto de deficiencia visual específicamente un 52% de discapacidad. Por lo señalado siempre debe estar en constante tratamiento médico específico y especializado.

Luzmila Ramírez desapareció el 10 de octubre de 2016.



Para cumplir su sueño de ser doctora en Medicina debió viajar a la provincia de El Oro para inscribirse en la Universidad de ese sector del país, pues con el famoso sorteo impuesto por las autoridades gubernamentales de la década pasada se le asignó un cupo en Machala después de haber alcanzado un puntaje de calificación de 826/100 en el Sistema Nacional de Nivelación y Admisión (SNNA), siendo exonerada inclusive del pre-universitario, en otras palabras con una hoja de vida estudiantil intachable. Y es así que, cumpliendo con esta labor para iniciar sus estudios superiores,  al momento de su inscripción en la Institución respectiva la desaparecen.  

A partir de este hecho, ocurrido el 10 de octubre del 2016 empieza el calvario para una sencilla y humilde familia. Su hermana, Alexandra Cevallos Suárez es quien hace frente a esta terrible pesadilla. Su familia, es quien la impulsa a continuar en esta lucha desigual frente a un aparataje estatal preconcebido, en teoría, para ayudar a sus habitantes, pero que en la realidad no son sino a través de sus representantes afines al tema, muy serios obstáculos para poder dar con el paradero de Luzmila. La historia de este caso no es sino una fotografía de la mayoría de casos de personas desaparecidas denunciados en el país:

 -Mal trato al momento de poner la denuncia. 

-Toda clase de estigmas sobre Luzmila, que fue desaparecida.

-Emiten, quienes reciben la denuncia, criterios y conceptos ruines sobre los familiares de Luzmila, increpándoles inclusive el hecho de por qué se permiten hacer que ella estudie una carrera tan cara y del por qué los otros hermanos de Luzmila se han dedicado a estudiar. 

-Concluía, el policía receptor de la denuncia en El Oro, en que Luzmila se debió haber ido con su novio o que se habría dedicado a la prostitución, pues él habiendo trabajado en Quevedo conocía “cómo eran las jóvenes de ese sector del país”. 

Qué clase de funcionarios habitan las instituciones afines al tema en el Ecuador. Son fieles representantes de lo más bajo que tiene la sociedad. 

-Hay elementos y hechos que pueden llevar a dar con el paradero de Luzmila y nadie quiere hacer nada. 

-Llenan papelería en la Fiscalía con un montón de acciones que dicen han efectuado, pero sucede que no dan con Luzmila. 

-Fiscales que siguen desfilando en este caso, es decir van de fiscal en fiscal. Gran estrategia para perder el tiempo. 

-Puro ofrecimientos de las más altas autoridades en Presidencia de la República, el ministerio del Interior, Fiscalía y la Dirección Nacional de Delitos Contra la Vida, Muertes Violentas, Desapariciones, Extorsión y Secuestros (Dinased).

Resultado: Luzmila Ramírez no retorna a casa 

Hoy me encuentro haciendo el acompañamiento del caso de Luzmila, estamos empeñados en dar con su paradero. Invito a la sociedad a que se una a esta causa.
Basta, empresarios de la muerte y delincuencia, no pueden hacer criminales negocios con seres humanos. 




Atentamente:

Teodoro Posso
Derechos humanos de Luzmila Ramírez y familia
Cel: 099 5683140       TWITTER: @tposso       Correo: tepz2003@yahoo.com

Alexandra Cevallos Suárez.
Hermana de Luzmila Ramírez
Cel: 099 9408119       Correo:  alexandracevallos1987@hotmail.com



13 de diciembre de 2018

Lidia Rueda: la lucha de Asfadec por encontrar a las personas desaparecidas


Mario Melo, director del Centro de Derechos Humanos de la PUCE, y Lidia Rueda, secretaria de Asfadec, en la presentación del libro "Una luz en el olvido: personas desaparecidas en Ecuador, en la conmemoración de los 25 años de fundación de Inredh.

Las características de los Estados donde desaparecen las personas son diferentes, pero en Ecuador que haya miles de personas desaparecidas en una década revolucionaria o la llamada del siglo XXI. Es alarmante. Cuando desaparece Carolina Garzón, el 28 de abril del año 2012, joven bogotana estudiante universitaria que estaba de paso por nuestro país, en la ciudad de Quito otrora ciudad franciscana de la paz y la tranquilidad, desaparece de Monjas Paluco, su padre Walter Garzón viene desde Bogotá en búsqueda de su hija y se para frente al Palacio de Carondelet a exigir al Estado ecuatoriano, de manera especial al ex presidente Rafael Correa que le diga dónde está su hija Carolina?

Hablar de Asfadec, de la Asociación de Familiares y Amigos de Personas Desaparecidas, sería una ingratitud no hablar de Walter Garzón, Asfadec nace como un Comité de búsqueda de Carolina Garzón; pero en el camino conoce a Telmo Pacheco  su hijo Telmo Orlando había desaparecido el 3 de noviembre de 2011 luego de que asistiera a un retiro espiritual; Luis Sigcho, su hijo había desaparecido el 4 de octubre de 2008, y Angel Cevallos que buscaba a su sobrino Luis Alfredo Velásquez, Isabel Cabrera a su madre Leonor, ella había desaparecido en el 2011; Yanera a su hija Geovanna que había desaparecido el 4 de diciembre de 2010... Walter nunca imaginó que el país donde su hija había desaparecido, su sola presencia destaparía una tragedia ocultada como él la llamaba y es así que el año 2012 fue un año nefasto para tantas familias como la de Camilo Tobar, de Juliana Campoverde, de Luis Alfredo Velázquez entre otros; 2013 David Romo, niños Logro, y más y más desaparecidos. 

A esta asociación se suma Rodrigo Garzón, su hermano Gustavo Garzón había  desparecido en 1990, Adrián Romo desaparecido en 1994 cuando era un niño. Walter despegaba las fotos de los postes y llamaba a sus familiares, la lista seguía creciendo al parecer a ninguna autoridad ni local, ni nacional le importaba.. Asfadec va tomando fuerzas como una asociación de hecho, plantones, marchas y festivales se convierten en su dinámica de exigencia; en este trajinar nos topamos con su primer enemigo, la Fiscalía y a gentes investigadores que en vez de encontrar a nuestros desaparecidos se encargaban de revictimizarlos con frases nada comedidas, las fiscalías se convirtieron en centro de acopios de expedientes; en esa época estas atendían toda clase de denuncia de bienes, mascotas, y toda clase de delitos, las personas desaparecidas siempre quedaban al último “esperen no más estamos firmando para que encuentren un carro” o que quieren que hagamos “si no hay cuerpo no hay delito”.

Ante cada negativa Asfadec se fortalecía, nos dimos cuenta que desaparecer en el Ecuador no es delito, no se parte de indicios en las denuncias  por desaparecidos, estos indicios no sirven. Ahora sabemos que el país no tiene leyes pese a que hay leyes internacionales aplicables a derechos humanos. De por medio está luchar por derechos universales, como el derecho a la vida, el derecho a la libertad; como también el derecho a la asociación. Al principio los plantones se realizaban los lunes en el minuto cívico, donde se sufría el desgaste emocional del dolor y la incertidumbre del no saber dónde está su ser querido, si está vivo o está muerto. Donde los asesores presidenciales se las apañaban para contener la presencia de los familiares que sólo exigían justicia con investigación y verdad. No fue fácil enfrentarse a Goliat, como decía el expresidente Correa si son solo “4 pelagatos”.

Asfadec empieza a presionar con oficios al presidente Correa tal es así que cuando se dio la fuga de los presos de La Roca se convirtieron éstos en los más buscados y que luego fueron apresados gracias a una recompensa; entonces Asfadec pide que se cree una Fiscalía para desaparecidos, una policía para desaparecidos,  recompensa de 200.000 dólares para las personas que den información veraz hasta encontrar a los desaparecidos, plan que fue una burla para los familiares donde existían dos números de telfs. que no contestaban nunca y esto fue confirmado por el mismo presidente Correa, unificación de Protocolos, estadística de desaparecidos del año 2013, y que esta se actualice cada seis meses, campaña de cómo prevenir la desaparición, de personas, base de datos de personas NN. que estén en morgues, cementerios, hospitales, ancianatos, cárceles.

El 1 de mayo de 2013, el presidente Correa pide reunirse con Luis Sigcho, presidente provisional de Asfadec,  a esta cita acude Walter Garzón que pide al señor Presidente que reciba a todos los familiares, siendo designado el ministro del Interior José Serrano, ex ministro para que atienda a todos los familiares de desaparecidos y se agende una fecha de manera urgente. Los familiares al no tener respuesta por parte de esta Cartera de Estado, el día 19 de julio de 2013 viajan desde distintas ciudades del país, dándose el primer taller de familiares de desaparecidos, el ministro ese día anuncia la creación de la Unidad de Policía para desaparecidos, misma que empezó a operar el día 1 de enero de 2014.

Cuando Walter Garzón empezó a proponer a nombre de Asfadec un Seminario Internacional, el día 30 de agosto fecha conmemorativa al Día Internacional de la Desaparición Forzada fue motivo suficiente para que el ex defensor del Pueblo Ramiro Rivadeneira se convierta en el personaje siniestro para familiares de desaparecidos de Asfadec. practicando la frase “divide y vencerás” de manera que a  Asfadec la divide en dos asociaciones y luego a la nueva asociación la vuelve a fragmentar en otra; de manera que tenían familiares que hablen bien del gobernante. Asfadec mantuvo su origen, no cedió al chantaje de ser cooptado por el gobierno de turno.

Asfadec mantiene 5 reuniones presidenciales siendo la primera el 11 de diciembre de 2013 y la quinta reunión el día 30 de junio de 2016, ese día fuimos apaleados por fanáticos vestidos de los colores de Alianza País, en estas reuniones todo se ofrecía y nada se cumplía.

Son seis años siete meses de presencia de Asfadec en su permanente exigencia por el respeto a los derechos humanos, golpeó muchas puertas de organizaciones defensoras de derechos humanos, participó en varios talleres de DDHH de la ONU, de CEDHU, defensores de derechos humanos de la Unión Europea, talleres con Inredh.  En este largo camino encontró en INREDH, un hermano con el que viene caminando junto. 

Asfadec en su objetivo de acompañamiento en la búsqueda de justicia de nuevas familias víctimas de este flagelo que deciden sumarse a la lucha por sus seres queridos. El Proyecto de Ley de Búsqueda, investigación y Localización de Personas Desaparecidas es fruto de estos talleres, mismo que fue entregado en el primer trimestre de este año 2018  a la Comisión Ocasional de Desaparecidos de la Asamblea Nacional, junto con el Proyecto de Tipificación de la Desaparición Involuntaria como Delito, consciente de que son las herramientas necesarias que necesita la Fiscalía. No podemos olvidar que Asfadec hizo la entrega el día 15 de julio de 2013 de este proyecto a Mauro Andino, presidente de la Comisión de Justicia de la Asamblea Nacional en ese entonces,  de que se tipifique a la desaparición involuntaria como delito en el Código Orgánico Integral Penal COIP aprobado en 2014 donde consta la desaparición forzada cometida por agentes estatales y que este se dio gracias a la lucha muy fuerte de los familiares de personas desaparecidas por el Estado.

Para Asfadec es importante que se diga, que se escriba: que no sólo hay desaparición forzada por agentes estatales sino también que esté tipificada la desaparición forzada por agentes particulares. El Estado ecuatoriano es responsable ya sea por acción o por omisión. 

Dentro de la organización tenemos los casos de desaparición de Luis Guachalá, Alvaro Nazareno, Francisco Javier Cajigas Botina, los dos primeros desaparecidos dentro de Hospitales Públicos, y el tercero desaparece desde el momento que fue detenido por la Policía Nacional.

Asfadec seguirá reclamando, Asfadec seguirá exigiendo que los fiscales y agentes investigadores no están capacitados, no existen forenses, no podemos concebir que hasta la fecha no se logre especializarse en búsqueda de personas; no exista una estadística confiable que pueda ser confirmada, los cadáveres NN. sin que hasta ahora logren identificarse; muestra palpable es el caso de Juliana Campoverde, 11 fiscales, cuando se encuentran osamentas donde se busca su cuerpo que para ser cotejadas con el ADN, ahora se requirió se requirió de muestra de sangre a sus padres, cuando desde hace años se realizó a los familiares la prueba de ADN. Donde existiría un Banco Genético de 400 personas, fue mentira esto no se ha logrado.

Asfadec logró llegar ante la audiencia de la Comisión Interamericana de Derechos Humanos en Colorado realizada el 3 de octubre de este año y lo hizo de la mano de Inredh, donde  el Estado ecuatoriano no logró demostrar que la desaparición de personas es una prioridad en el ánimo de proteger la vida de su pueblo como la manda nuestra Constitución.

Si hasta junio del 2016 de la estadística enviada por la Fiscalía General del Estado había 4402 personas desaparecidas; sin embargo en septiembre de 2017 en este nuevo gobierno, por arte de magia esta cantidad se redujo a 1577, de los cuales el 65 % corresponderían al gobierno de León Febres Cordero. Seguimos insistiendo que nos entreguen la nueva estadística donde consta de 1557 desaparecidos, donde se quedaron los 20?; no hay ciudad en el país donde no hayan desaparecidos, siempre encontramos una estrellita que demuestra lo contrario; nuestros desaparecidos no han vuelto, ellos nos hacen falta. El día 3 de octubre en la audiencia de la Comisión Interamericana de derechos Humanos por parte del Estado se dijo que habían 1495 y que éstos datan desde 1940, pregunto acaso están allí los desaparecidos de la Guerra del Ecuador con Perú?

Asfadec mira y observa que cada día son muchos los desaparecidos: Michelle, Nathalia, más, etc. Asfadec mira y pregunta qué está pasando,  porqué el Gobierno calla, qué esconde, qué le aterra.

Seguiremos en las calles, seguiremos manifestándonos porque a Asfadec le duele que muchas familias sigan desintegrándose, donde la alegría desapareció, el color desaparece de sus vidas, sus vidas se volvieron grises, solo les pertenece el blanco y el negro, a Asfadec le duele que la Fiscalía General del Estado y la Dinased cubran la complicidad de la inoperancia y de la indolencia porque las personas desaparecidas no son sus hijos, no son sus hermanos, no son sus padres.

Gracias Inredh y felicitamos a Inredh en sus 25 años, Inredh ya es adulto, estamos seguros de seguir confiando en ustedes, ya que nacieron para asumir un trabajo técnico y profesional en el campo de los derechos humanos.

Viva Inredh, y que cumpla muchos años más en defensa de los defensores de derechos humanos y de los pueblos.

Para finalizar quiero hacerlo así con esta frase que repetimos en las calles: “Quiero que en un rincón del firmamento nos escuches porque somos la voz de los que no tienen voz”.

Discurso de Lidia Rueda, secretaria de Asfadec, en el marco del Aniversario 70 de la Declaración Universal de los Derechos Humanos y 25 años de lucha de Inredh.

Portada del libro.


6 de diciembre de 2018

Plantón: 8 años sin Giovanna Pérez

La familia Pérez Constante con el apoyo de la Asociación de Familiares y Amigos de Personas Desaparecidas en Ecuador (Asfadec) y el Comité contra la Violencia, Feminicidios y Desapariciones (Covidefem) convocan a la sociedad en general y a los medios de comunicación al plantón “8 años sin Giovanna Pérez” que se realizará este viernes, 7 de diciembre de 2018, a las 10:00, en los exteriores  de la Fiscalía Provincial de Tungurahua (Calle Lalama y Av. Cevallos).

Giovanna Pérez, de 19 años, desapareció el 4 de diciembre de 2010. Ese día, ella salió a un repaso de villancico y luego llamó a las 17:00 a su madre para pedirle permiso para ir al cine con un amigo. Nunca más contestó el teléfono. El principal sospechoso de su desaparición es Andrés Fernando López Lizano,  la Fiscalía lo llamó a versionar y él no asistió. Al tercer llamado desapareció.  

“Mi corazón continúa de luto porque un 4 de diciembre desaparecieron a mi hijita de mi corazón –dice Yanera Constante, madre de Giovanna, si pudiera dar mi vida por ti, lo haría para que puedas volver a tu hogar.  Te amo con todo mi corazón y cada día que amanece y anochece le pido a Dios que te bendiga, te cuide y te proteja dónde estés hijita mía.
El 4 de diciembre fue un día muy triste por qué un día como hoy, hace 8 años te arrancaron de tu familia y ahora  todos estamos juntos luchando exigiendo verdad y justicia. No descasaremos hasta encontrarte”.

Yanera Constante, madre de Giovanna, en el Día Internacional de la Mujer. 


Al cumplirse 8 años de la desaparición de Giovanna, te invitamos a sumarte al plantón para exigir verdad y justicia.

Contacto:
Lidia Rueda – secretaria de Asfadec 0995601228
Yanera Constante: 0998299508




TwitterFacebook Google Plus you tube rss