7 de octubre de 2015

Alexandra Córdova: "Las investigaciones no han sido llevadas de manera profesional"

Hoy, 7 de octubre de 2015, se cumple 889 días de la desaparición de mi adorado hijo, Santiago David Romo Córdova. Hasta el día de hoy no hay respuestas de su paradero y me pregunto ¿Por qué sucede esto?, si las personas no se esfuman, no desaparecen. Estoy convencida que la respuesta correcta es que las investigaciones no han sido llevadas de manera profesional.
El día de ayer, 6 de octubre, debían recibirse varias versiones de personas que supuestamente podrían dar información del paradero de mi hijo y que el Dr. César Mencías Romero, fiscal encargado del caso, por licencia de vacaciones del titular Jorge Flores, dispuso el 21 de septiembre del 2015, a las 15:20.
Los agentes Gabriel Mendoza y Jorge Padilla Moyolema debían localizar y notificar a cada uno de los versionistas. Sin embargo, no fue así.  A las  09:00, 10:00, 14:30 y 15:30 los llamados a rendir versión no comparecieron. En el expediente no constan ni los partes policiales de notificación ni las boletas que den cuenta que los versionistas firmaron la recepción de las boletas respectivas. Esto viene a constituir otra farsa y burla a la administración de justicia.
Lo más indignante es que quien dirige la investigación, el fiscal Jorge Flores Moreno indica que no puede hacer nada; cuando desde el lunes 5 de octubre del 2015, que se reintegró a sus funciones, debió ponerse al tanto de lo que había ocurrido en su ausencia y requerir a los agentes investigadores, nombrados anteriormente, la información sobre las diligencias previstas para esta semana.
Insensibilidad, falta de compromiso con el cargo que ostentan, negligencia, denegación de justicia, error inexcusable …
La vida de una persona está en juego, quien está desaparecido 889 días es mi hijo David Romo Córdova.
Todo esto es complicidad con la impunidad de la desaparición de David Romo y esto también  sucede en los otros 1600 casos de personas desaparecidas, cuyos expedientes crecen en papel: en diligencias no cumplidas por falta de notificación, en desacatos de órdenes y  en pérdida de tiempo de los sujetos que intervienen en la investigación. Complicidad con la impunidad cuando irónicamente el titular de la acción manifiesta: "No puedo hacer nada".
Buscarlos, denunciar que siguen desaparecidos, es mantener viva la memoria de las personas desaparecidas. Es una tarea de tenacidad para no ser cómplices de la impunidad.

No desapareció cualquier objeto, desaparecieron nuestros hijos y por ellos seguiremos exigiendo: memoria, verdad, justicia y reparación. 
“Nunca más desaparecidos en Ecuador”.

Alexandra Córdova, madre de David Romo desaparecido
el 16 de mayo de 2013, en el sector de la Mitad del Mundo, 
en el norte de Quito. 
099-99-08470

Alexandra Córdova en la Plaza Grande. 



Reacciones:

0 comentarios:

Publicar un comentario

TwitterFacebook Google Plus you tube rss