17 de mayo de 2015

Alexandra lleva dos años esperando que su hijo David Romo aparezca

En una esquina de la sala de su departamento, ubicado en el norte de Quito, Alexandra Córdova ha levantado una especie de altar para recordar a su hijo Santiago David Romo Córdova, de quien no tiene un solo rastro desde el jueves 16 de mayo del 2013.

Alexandra Córdova levantó un altar con imágenes religiosas y fotografías de su hijo en una esquina de su departamento. Alfredo Cárdenas


Junto a las imágenes del Divino Niño, de Cristo y de la Virgen María han sido colocadas las fotos de David en diferentes etapas de su vida. La fe y la oración se han convertido en el aliciente y la fortaleza que, hasta ahora, la justicia no ha podido ofrecer a esta mujer.

A Alexandra le preocupa, cada vez más, el rumbo que han tomado las investigaciones de la Fiscalía respecto de su caso. Recordó que pese a haberse realizado más de 800 diligencias desde la desaparición de su hijo, no ha podido encontrar una sola pista para dar con su paradero.

“Hace un mes cambiaron a la fiscal que llevó el caso y que manejaba información muy sensible que difícilmente podrá ser transmitida al nuevo fiscal. La investigación de David tiene casi 50 cuerpos, qué tiempo le tomará conocer sobre el tema”, cuestiona Córdova.

Los familiares de las personas desaparecidas en el Ecuador, que según la Fiscalía serían 1.365, han reclamado en varias ocasiones estos cambios repentinos de los fiscales que llevan las causas y señalan que esto provocaría retrasos y distracciones en las investigaciones.

Lea también: Un año y sin pistas de David Romo

El fiscal general del Estado, Galo Chiriboga, justificó estos cambios y dijo que el tema pasa porque los agentes fiscales salen de vacaciones, sufren enfermedades, cambian de actividad, van a la Función Judicial, por lo que es necesario reemplazarlos.

“Pero la institución de la Fiscalía es una sola. Podemos operar con muchos fiscales, pero no son de propiedad de cada uno de ellos los casos. Cuando hay un cambio de fiscal toda la información es transmitida al nuevo funcionario, si no sería imposible llevar una investigación”, comentó Chiriboga.

Esta explicación no convence a Alexandra, quien en el proceso ha visto cómo los fiscales y agentes policiales que investigaron la desaparición de su hijo en un inicio, según ella, se contradicen y no concuerdan con aquellos que tomaron luego el caso.

Pero esto no ha mermado la esperanza de la madre que espera que alguien, alguna persona que haya visto qué sucedió con David, en cualquier momento se acerque a las autoridades y proporcione información que ayude a poner fin a esta incertidumbre. Tampoco han cesado sus rezos. (I)

"Hay mucha voluntad, pero pocos resultados y eso se debe a que no hay una especialización en fiscales y policías para investigaciones de desaparecidos”.
Alexandra Córdova
Madre
"La Fiscalía está siempre al lado de las víctimas, hemos hecho un esfuerzo para mejorar protocolos, pero la búsqueda de desaparecidos voluntarios es compleja”.
Galo Chiriboga

Fiscal general

Contenido publicado originalmente en:
---------------------------------------------
Monitoreo de medios de comunicación 

Reacciones:

0 comentarios:

Publicar un comentario

TwitterFacebook Google Plus you tube rss