11 de diciembre de 2013

‘Frenar la tortura y violencia de género aún es un desafío’

Entrevista a Ramiro Rivadeneira, defensor del Pueblo del Ecuador


Ramiro Rivadeneira, defensor del pueblo. Foto El Comercio.


 ¿Qué avances hay en la protección de los Derechos Humanos (DD.HH.) en el país?

 Creo que el país ha dado un salto grande respecto a la inversión de algunos derechos que estaban olvidados. Por ejemplo a la salud. Debemos recordar que aún a escala internacional hay serias falencias sobre la protección de derechos. El Sistema Interamericano no recibe peticiones o demandas individuales de violaciones al derecho de la salud. Cuando en el Ecuador ya se declaró que todos los derechos humanos son judiciales. Ese es un avance.

 La violencia de género y los actos de tortura siguen como un desafío para el país.

Vemos que lamentablemente en el país se sigue viviendo discriminación y violencia por situaciones de género. Es así que hemos detectado muchos casos de femicidio y ahora ya se lo va a tipificar. Ese es un avance, pero es un parte.

Y sobre la tortura...

Los números nos indican que ya no hay una práctica sistemática de tortura. Pueden existir situaciones de trato cruel, degradante o inhumano que se encuentra en la mala práctica de los funcionarios. Eso sí hay, pero ya no responde a un esquema de tortura. Por supuesto que esto es aún un desafío, sobre todo en la capacitación del personal policial y militar.

¿Por qué la Defensoría no se ha pronunciado sobre, por ejemplo, la muerte de una persona durante un confuso operativo militar. Las FF.AA. dijeron que la víctima intentó asaltar la comitiva del vicepresidente de Argentina?

No tengo referencia al caso, pero hay muchas muertes en el país por situaciones de violencia y quienes conocen estos casos es la Fiscalía. Además, la ley dice que cuando se inicia un proceso judicial, la Defensoría solo puede vigilar el debido proceso.

Esta semana la Defensoría ha organizado un foro internacional sobre la desaparición involuntaria, ¿por qué se resalta este tema?

Porque estamos viviendo una situación difícil, calamitosa para las familias que tienen a una persona desaparecida. Lo que hemos visto, de acuerdo con lo que nos dicen, es que no encuentran respuestas eficaces ni en la institucionalidad del Estado ni en la comunidad para hallar a sus familiares. La Defensoría del Pueblo se ve en la obligación de acompañar a los parientes.

¿Solo acompañar?

No, también queremos formar un sistema de información nacional. Por ejemplo, una persona puede estar en un hospital inconsciente y eso no se reporta a la Policía. O cuando alguien llega a una morgue y no es reclamado simplemente se le hace una cristina sepultura. No hemos desarrollado un sistema para recoger su ADN (información genética) y así, en un futuro, saber de quién se trataba.
¿Ese sistema de información nacional es un objetivo de la Defensoría?

Sí, porque gira en torno a un derecho primordial que es el derecho a la vida. Pero además la desaparición involuntaria puede venir por efecto de un delito, como la trata de personas.

¿En este año, qué casos de vulneraciones de los DD.HH. ha recopilado la Defensoría?

 Hay varios. No tengo una estadística exacta. Pero hasta septiembre nos habla de 33 000. Nos muestra que vamos a cerrar el año con unos 40 000 casos atendidos en el país.

¿De qué tratan esos casos?

 La mayoría con asesorías. Muchas personas llegan a la Defensoría por temas que no son de competencia directa. Algunas buscan un abogado y quien da defensa gratuita es la Defensoría Pública. Otro gran porcentaje es por denuncias de consumidores.

 ¿Y cuántos son por violaciones graves a los Derechos Humanos en el país? De estos, alrededor del 20% tiene que ver con los DD.HH. Estamos hablando de unos 4 000 casos que iniciamos este año.

Hoja de vida Su vida  Es doctor en Jurisprudencia y magíster en Ciencias Internacionales. Tiene diplomados y especializaciones en Ecuador, Chile y España. Su trayectoria. Desde el 2011 es el Defensor del Pueblo.

Contenido publicado originalemente en: 
----------------------------------------------------
Monitoreo de Medios de Comunicación



Entrevista a Ramiro Rivadeneira, defensor del Pueblo del Ecuador ¿Qué avances hay en la protección de los Derechos Humanos (DD.HH.) en el país? Creo que el país ha dado un salto grande respecto a la inversión de algunos derechos que estaban olvidados. Por ejemplo a la salud. Debemos recordar que aún a escala internacional hay serias falencias sobre la protección de derechos. El Sistema Interamericano no recibe peticiones o demandas individuales de violaciones al derecho de la salud. Cuando en el Ecuador ya se declaró que todas los derechos humanos son judiciales. Ese es un avance. La violencia de género y los actos de tortura siguen como un desafío para el país. Vemos que lamentablemente en el país se sigue viviendo discriminación y violencia por situaciones de género. Es así que hemos detectado muchos casos de femicidio y ahora ya se lo va a tipificar. Ese es un avance, pero es un parte. Y sobre la tortura... Los números nos indican que ya no hay una práctica sistemática de tortura. Pueden existir situaciones de trato cruel, degradante o inhumano que se encuentra en la mala práctica de los funcionarios. Eso sí hay, pero ya no responde a un esquema de tortura. Por supuesto que esto es aún un desafío, sobre todo en la capacitación del personal policial y militar. ¿Por qué la Defensoría no se ha pronunciado sobre, por ejemplo, la muerte de una persona durante un confuso operativo militar. Las FF.AA. dijeron que la víctima intentó asaltar la comitiva del vicepresidente de Argentina? No tengo referencia al caso, pero hay muchas muertes en el país por situaciones de violencia y quienes conocen estos casos es la Fiscalía. Además, la ley dice que cuando se inicia un proceso judicial, la Defensoría solo puede vigilar el debido proceso. Esta semana la Defensoría ha organizado un foro internacional sobre la desaparición involuntaria, ¿por qué se resalta este tema? Porque estamos viviendo una situación difícil, calamitosa para las familias que tienen a una persona desaparecida. Lo que hemos visto, de acuerdo con lo que nos dicen, es que no encuentran respuestas eficaces ni en la institucionalidad del Estado ni en la comunidad para hallar a sus familiares. La Defensoría del Pueblo se ve en la obligación de acompañar a los parientes. ¿Solo acompañar? No, también queremos formar un sistema de información nacional. Por ejemplo, una persona puede estar en un hospital inconsciente y eso no se reporta a la Policía. O cuando alguien llega a una morgue y no es reclamado simplemente se le hace una cristina sepultura. No hemos desarrollado un sistema para recoger su ADN (información genética) y así, en un futuro, saber de quién se trataba. ¿Ese sistema de información nacional es un objetivo de la Defensoría? Sí, porque gira en torno a un derecho primordial que es el derecho a la vida. Pero además la desaparición involuntaria puede venir por efecto de un delito, como la trata de personas. ¿En este año, qué casos de vulneraciones de los DD.HH. ha recopilado la Defensoría? Hay varios. No tengo una estadística exacta. Pero hasta septiembre nos habla de 33 000. Nos muestra que vamos a cerrar el año con unos 40 000 casos atendidos en el país. ¿De qué tratan esos casos? La mayoría con asesorías. Muchas personas llegan a la Defensoría por temas que no son de competencia directa. Algunas buscan un abogado y quien da defensa gratuita es la Defensoría Pública. Otro gran porcentaje es por denuncias de consumidores. ¿Y cuántos son por violaciones graves a los Derechos Humanos en el país? De estos, alrededor del 20% tiene que ver con los DD.HH. Estamos hablando de unos 4 000 casos que iniciamos este año. Hoja de vida Su vida  Es doctor en Jurisprudencia y magíster en Ciencias Internacionales. Tiene diplomados y especializaciones en Ecuador, Chile y España. Su trayectoria. Desde el 2011 es el Defensor del Pueblo.

Este contenido ha sido publicado originalmente por Diario EL COMERCIO en la siguiente dirección: http://www.elcomercio.com/seguridad/Defensoria_Pueblo-Derechos_Humanos-desapariciones-Ecuador-Ramiro_Rivadeneira_0_1045095570.html. Si está pensando en hacer uso del mismo, por favor, cite la fuente y haga un enlace hacia la nota original de donde usted ha tomado este contenido. ElComercio.com
Entrevista a Ramiro Rivadeneira, defensor del Pueblo del Ecuador ¿Qué avances hay en la protección de los Derechos Humanos (DD.HH.) en el país? Creo que el país ha dado un salto grande respecto a la inversión de algunos derechos que estaban olvidados. Por ejemplo a la salud. Debemos recordar que aún a escala internacional hay serias falencias sobre la protección de derechos. El Sistema Interamericano no recibe peticiones o demandas individuales de violaciones al derecho de la salud. Cuando en el Ecuador ya se declaró que todas los derechos humanos son judiciales. Ese es un avance. La violencia de género y los actos de tortura siguen como un desafío para el país. Vemos que lamentablemente en el país se sigue viviendo discriminación y violencia por situaciones de género. Es así que hemos detectado muchos casos de femicidio y ahora ya se lo va a tipificar. Ese es un avance, pero es un parte. Y sobre la tortura... Los números nos indican que ya no hay una práctica sistemática de tortura. Pueden existir situaciones de trato cruel, degradante o inhumano que se encuentra en la mala práctica de los funcionarios. Eso sí hay, pero ya no responde a un esquema de tortura. Por supuesto que esto es aún un desafío, sobre todo en la capacitación del personal policial y militar. ¿Por qué la Defensoría no se ha pronunciado sobre, por ejemplo, la muerte de una persona durante un confuso operativo militar. Las FF.AA. dijeron que la víctima intentó asaltar la comitiva del vicepresidente de Argentina? No tengo referencia al caso, pero hay muchas muertes en el país por situaciones de violencia y quienes conocen estos casos es la Fiscalía. Además, la ley dice que cuando se inicia un proceso judicial, la Defensoría solo puede vigilar el debido proceso. Esta semana la Defensoría ha organizado un foro internacional sobre la desaparición involuntaria, ¿por qué se resalta este tema? Porque estamos viviendo una situación difícil, calamitosa para las familias que tienen a una persona desaparecida. Lo que hemos visto, de acuerdo con lo que nos dicen, es que no encuentran respuestas eficaces ni en la institucionalidad del Estado ni en la comunidad para hallar a sus familiares. La Defensoría del Pueblo se ve en la obligación de acompañar a los parientes. ¿Solo acompañar? No, también queremos formar un sistema de información nacional. Por ejemplo, una persona puede estar en un hospital inconsciente y eso no se reporta a la Policía. O cuando alguien llega a una morgue y no es reclamado simplemente se le hace una cristina sepultura. No hemos desarrollado un sistema para recoger su ADN (información genética) y así, en un futuro, saber de quién se trataba. ¿Ese sistema de información nacional es un objetivo de la Defensoría? Sí, porque gira en torno a un derecho primordial que es el derecho a la vida. Pero además la desaparición involuntaria puede venir por efecto de un delito, como la trata de personas. ¿En este año, qué casos de vulneraciones de los DD.HH. ha recopilado la Defensoría? Hay varios. No tengo una estadística exacta. Pero hasta septiembre nos habla de 33 000. Nos muestra que vamos a cerrar el año con unos 40 000 casos atendidos en el país. ¿De qué tratan esos casos? La mayoría con asesorías. Muchas personas llegan a la Defensoría por temas que no son de competencia directa. Algunas buscan un abogado y quien da defensa gratuita es la Defensoría Pública. Otro gran porcentaje es por denuncias de consumidores. ¿Y cuántos son por violaciones graves a los Derechos Humanos en el país? De estos, alrededor del 20% tiene que ver con los DD.HH. Estamos hablando de unos 4 000 casos que iniciamos este año. Hoja de vida Su vida  Es doctor en Jurisprudencia y magíster en Ciencias Internacionales. Tiene diplomados y especializaciones en Ecuador, Chile y España. Su trayectoria. Desde el 2011 es el Defensor del Pueblo.

Este contenido ha sido publicado originalmente por Diario EL COMERCIO en la siguiente dirección: http://www.elcomercio.com/seguridad/Defensoria_Pueblo-Derechos_Humanos-desapariciones-Ecuador-Ramiro_Rivadeneira_0_1045095570.html. Si está pensando en hacer uso del mismo, por favor, cite la fuente y haga un enlace hacia la nota original de donde usted ha tomado este contenido. ElComercio.com
Entrevista a Ramiro Rivadeneira, defensor del Pueblo del Ecuador ¿Qué avances hay en la protección de los Derechos Humanos (DD.HH.) en el país? Creo que el país ha dado un salto grande respecto a la inversión de algunos derechos que estaban olvidados. Por ejemplo a la salud. Debemos recordar que aún a escala internacional hay serias falencias sobre la protección de derechos. El Sistema Interamericano no recibe peticiones o demandas individuales de violaciones al derecho de la salud. Cuando en el Ecuador ya se declaró que todas los derechos humanos son judiciales. Ese es un avance. La violencia de género y los actos de tortura siguen como un desafío para el país. Vemos que lamentablemente en el país se sigue viviendo discriminación y violencia por situaciones de género. Es así que hemos detectado muchos casos de femicidio y ahora ya se lo va a tipificar. Ese es un avance, pero es un parte. Y sobre la tortura... Los números nos indican que ya no hay una práctica sistemática de tortura. Pueden existir situaciones de trato cruel, degradante o inhumano que se encuentra en la mala práctica de los funcionarios. Eso sí hay, pero ya no responde a un esquema de tortura. Por supuesto que esto es aún un desafío, sobre todo en la capacitación del personal policial y militar. ¿Por qué la Defensoría no se ha pronunciado sobre, por ejemplo, la muerte de una persona durante un confuso operativo militar. Las FF.AA. dijeron que la víctima intentó asaltar la comitiva del vicepresidente de Argentina? No tengo referencia al caso, pero hay muchas muertes en el país por situaciones de violencia y quienes conocen estos casos es la Fiscalía. Además, la ley dice que cuando se inicia un proceso judicial, la Defensoría solo puede vigilar el debido proceso. Esta semana la Defensoría ha organizado un foro internacional sobre la desaparición involuntaria, ¿por qué se resalta este tema? Porque estamos viviendo una situación difícil, calamitosa para las familias que tienen a una persona desaparecida. Lo que hemos visto, de acuerdo con lo que nos dicen, es que no encuentran respuestas eficaces ni en la institucionalidad del Estado ni en la comunidad para hallar a sus familiares. La Defensoría del Pueblo se ve en la obligación de acompañar a los parientes. ¿Solo acompañar? No, también queremos formar un sistema de información nacional. Por ejemplo, una persona puede estar en un hospital inconsciente y eso no se reporta a la Policía. O cuando alguien llega a una morgue y no es reclamado simplemente se le hace una cristina sepultura. No hemos desarrollado un sistema para recoger su ADN (información genética) y así, en un futuro, saber de quién se trataba. ¿Ese sistema de información nacional es un objetivo de la Defensoría? Sí, porque gira en torno a un derecho primordial que es el derecho a la vida. Pero además la desaparición involuntaria puede venir por efecto de un delito, como la trata de personas. ¿En este año, qué casos de vulneraciones de los DD.HH. ha recopilado la Defensoría? Hay varios. No tengo una estadística exacta. Pero hasta septiembre nos habla de 33 000. Nos muestra que vamos a cerrar el año con unos 40 000 casos atendidos en el país. ¿De qué tratan esos casos? La mayoría con asesorías. Muchas personas llegan a la Defensoría por temas que no son de competencia directa. Algunas buscan un abogado y quien da defensa gratuita es la Defensoría Pública. Otro gran porcentaje es por denuncias de consumidores. ¿Y cuántos son por violaciones graves a los Derechos Humanos en el país? De estos, alrededor del 20% tiene que ver con los DD.HH. Estamos hablando de unos 4 000 casos que iniciamos este año. Hoja de vida Su vida  Es doctor en Jurisprudencia y magíster en Ciencias Internacionales. Tiene diplomados y especializaciones en Ecuador, Chile y España. Su trayectoria. Desde el 2011 es el Defensor del Pueblo.

Este contenido ha sido publicado originalmente por Diario EL COMERCIO en la siguiente dirección: http://www.elcomercio.com/seguridad/Defensoria_Pueblo-Derechos_Humanos-desapariciones-Ecuador-Ramiro_Rivadeneira_0_1045095570.html. Si está pensando en hacer uso del mismo, por favor, cite la fuente y haga un enlace hacia la nota original de donde usted ha tomado este contenido. ElComercio.com
Redacción Seguridad y Justicia Ramiro Rivadeneira Martes 10/12/2013 Entrevista a Ramiro Rivadeneira, defensor del Pueblo del Ecuador ¿Qué avances hay en la protección de los Derechos Humanos (DD.HH.) en el país? Creo que el país ha dado un salto grande respecto a la inversión de algunos derechos que estaban olvidados. Por ejemplo a la salud. Debemos recordar que aún a escala internacional hay serias falencias sobre la protección de derechos. El Sistema Interamericano no recibe peticiones o demandas individuales de violaciones al derecho de la salud. Cuando en el Ecuador ya se declaró que todas los derechos humanos son judiciales. Ese es un avance. La violencia de género y los actos de tortura siguen como un desafío para el país. Vemos que lamentablemente en el país se sigue viviendo discriminación y violencia por situaciones de género. Es así que hemos detectado muchos casos de femicidio y ahora ya se lo va a tipificar. Ese es un avance, pero es un parte. Y sobre la tortura... Los números nos indican que ya no hay una práctica sistemática de tortura. Pueden existir situaciones de trato cruel, degradante o inhumano que se encuentra en la mala práctica de los funcionarios. Eso sí hay, pero ya no responde a un esquema de tortura. Por supuesto que esto es aún un desafío, sobre todo en la capacitación del personal policial y militar. ¿Por qué la Defensoría no se ha pronunciado sobre, por ejemplo, la muerte de una persona durante un confuso operativo militar. Las FF.AA. dijeron que la víctima intentó asaltar la comitiva del vicepresidente de Argentina? No tengo referencia al caso, pero hay muchas muertes en el país por situaciones de violencia y quienes conocen estos casos es la Fiscalía. Además, la ley dice que cuando se inicia un proceso judicial, la Defensoría solo puede vigilar el debido proceso. Esta semana la Defensoría ha organizado un foro internacional sobre la desaparición involuntaria, ¿por qué se resalta este tema? Porque estamos viviendo una situación difícil, calamitosa para las familias que tienen a una persona desaparecida. Lo que hemos visto, de acuerdo con lo que nos dicen, es que no encuentran respuestas eficaces ni en la institucionalidad del Estado ni en la comunidad para hallar a sus familiares. La Defensoría del Pueblo se ve en la obligación de acompañar a los parientes. ¿Solo acompañar? No, también queremos formar un sistema de información nacional. Por ejemplo, una persona puede estar en un hospital inconsciente y eso no se reporta a la Policía. O cuando alguien llega a una morgue y no es reclamado simplemente se le hace una cristina sepultura. No hemos desarrollado un sistema para recoger su ADN (información genética) y así, en un futuro, saber de quién se trataba. ¿Ese sistema de información nacional es un objetivo de la Defensoría? Sí, porque gira en torno a un derecho primordial que es el derecho a la vida. Pero además la desaparición involuntaria puede venir por efecto de un delito, como la trata de personas. ¿En este año, qué casos de vulneraciones de los DD.HH. ha recopilado la Defensoría? Hay varios. No tengo una estadística exacta. Pero hasta septiembre nos habla de 33 000. Nos muestra que vamos a cerrar el año con unos 40 000 casos atendidos en el país. ¿De qué tratan esos casos? La mayoría con asesorías. Muchas personas llegan a la Defensoría por temas que no son de competencia directa. Algunas buscan un abogado y quien da defensa gratuita es la Defensoría Pública. Otro gran porcentaje es por denuncias de consumidores. ¿Y cuántos son por violaciones graves a los Derechos Humanos en el país? De estos, alrededor del 20% tiene que ver con los DD.HH. Estamos hablando de unos 4 000 casos que iniciamos este año. Hoja de vida Su vida  Es doctor en Jurisprudencia y magíster en Ciencias Internacionales. Tiene diplomados y especializaciones en Ecuador, Chile y España. Su trayectoria. Desde el 2011 es el Defensor del Pueblo.

Este contenido ha sido publicado originalmente por Diario EL COMERCIO en la siguiente dirección: http://www.elcomercio.com/seguridad/Defensoria_Pueblo-Derechos_Humanos-desapariciones-Ecuador-Ramiro_Rivadeneira_0_1045095570.html. Si está pensando en hacer uso del mismo, por favor, cite la fuente y haga un enlace hacia la nota original de donde usted ha tomado este contenido. ElComercio.com
Redacción Seguridad y Justicia Ramiro Rivadeneira Martes 10/12/2013 Entrevista a Ramiro Rivadeneira, defensor del Pueblo del Ecuador ¿Qué avances hay en la protección de los Derechos Humanos (DD.HH.) en el país? Creo que el país ha dado un salto grande respecto a la inversión de algunos derechos que estaban olvidados. Por ejemplo a la salud. Debemos recordar que aún a escala internacional hay serias falencias sobre la protección de derechos. El Sistema Interamericano no recibe peticiones o demandas individuales de violaciones al derecho de la salud. Cuando en el Ecuador ya se declaró que todas los derechos humanos son judiciales. Ese es un avance. La violencia de género y los actos de tortura siguen como un desafío para el país. Vemos que lamentablemente en el país se sigue viviendo discriminación y violencia por situaciones de género. Es así que hemos detectado muchos casos de femicidio y ahora ya se lo va a tipificar. Ese es un avance, pero es un parte. Y sobre la tortura... Los números nos indican que ya no hay una práctica sistemática de tortura. Pueden existir situaciones de trato cruel, degradante o inhumano que se encuentra en la mala práctica de los funcionarios. Eso sí hay, pero ya no responde a un esquema de tortura. Por supuesto que esto es aún un desafío, sobre todo en la capacitación del personal policial y militar. ¿Por qué la Defensoría no se ha pronunciado sobre, por ejemplo, la muerte de una persona durante un confuso operativo militar. Las FF.AA. dijeron que la víctima intentó asaltar la comitiva del vicepresidente de Argentina? No tengo referencia al caso, pero hay muchas muertes en el país por situaciones de violencia y quienes conocen estos casos es la Fiscalía. Además, la ley dice que cuando se inicia un proceso judicial, la Defensoría solo puede vigilar el debido proceso. Esta semana la Defensoría ha organizado un foro internacional sobre la desaparición involuntaria, ¿por qué se resalta este tema? Porque estamos viviendo una situación difícil, calamitosa para las familias que tienen a una persona desaparecida. Lo que hemos visto, de acuerdo con lo que nos dicen, es que no encuentran respuestas eficaces ni en la institucionalidad del Estado ni en la comunidad para hallar a sus familiares. La Defensoría del Pueblo se ve en la obligación de acompañar a los parientes. ¿Solo acompañar? No, también queremos formar un sistema de información nacional. Por ejemplo, una persona puede estar en un hospital inconsciente y eso no se reporta a la Policía. O cuando alguien llega a una morgue y no es reclamado simplemente se le hace una cristina sepultura. No hemos desarrollado un sistema para recoger su ADN (información genética) y así, en un futuro, saber de quién se trataba. ¿Ese sistema de información nacional es un objetivo de la Defensoría? Sí, porque gira en torno a un derecho primordial que es el derecho a la vida. Pero además la desaparición involuntaria puede venir por efecto de un delito, como la trata de personas. ¿En este año, qué casos de vulneraciones de los DD.HH. ha recopilado la Defensoría? Hay varios. No tengo una estadística exacta. Pero hasta septiembre nos habla de 33 000. Nos muestra que vamos a cerrar el año con unos 40 000 casos atendidos en el país. ¿De qué tratan esos casos? La mayoría con asesorías. Muchas personas llegan a la Defensoría por temas que no son de competencia directa. Algunas buscan un abogado y quien da defensa gratuita es la Defensoría Pública. Otro gran porcentaje es por denuncias de consumidores. ¿Y cuántos son por violaciones graves a los Derechos Humanos en el país? De estos, alrededor del 20% tiene que ver con los DD.HH. Estamos hablando de unos 4 000 casos que iniciamos este año. Hoja de vida Su vida  Es doctor en Jurisprudencia y magíster en Ciencias Internacionales. Tiene diplomados y especializaciones en Ecuador, Chile y España. Su trayectoria. Desde el 2011 es el Defensor del Pueblo.

Este contenido ha sido publicado originalmente por Diario EL COMERCIO en la siguiente dirección: http://www.elcomercio.com/seguridad/Defensoria_Pueblo-Derechos_Humanos-desapariciones-Ecuador-Ramiro_Rivadeneira_0_1045095570.html. Si está pensando en hacer uso del mismo, por favor, cite la fuente y haga un enlace hacia la nota original de donde usted ha tomado este contenido. ElComercio.com
Redacción Seguridad y Justicia Ramiro Rivadeneira Martes 10/12/2013 Entrevista a Ramiro Rivadeneira, defensor del Pueblo del Ecuador ¿Qué avances hay en la protección de los Derechos Humanos (DD.HH.) en el país? Creo que el país ha dado un salto grande respecto a la inversión de algunos derechos que estaban olvidados. Por ejemplo a la salud. Debemos recordar que aún a escala internacional hay serias falencias sobre la protección de derechos. El Sistema Interamericano no recibe peticiones o demandas individuales de violaciones al derecho de la salud. Cuando en el Ecuador ya se declaró que todas los derechos humanos son judiciales. Ese es un avance. La violencia de género y los actos de tortura siguen como un desafío para el país. Vemos que lamentablemente en el país se sigue viviendo discriminación y violencia por situaciones de género. Es así que hemos detectado muchos casos de femicidio y ahora ya se lo va a tipificar. Ese es un avance, pero es un parte. Y sobre la tortura... Los números nos indican que ya no hay una práctica sistemática de tortura. Pueden existir situaciones de trato cruel, degradante o inhumano que se encuentra en la mala práctica de los funcionarios. Eso sí hay, pero ya no responde a un esquema de tortura. Por supuesto que esto es aún un desafío, sobre todo en la capacitación del personal policial y militar. ¿Por qué la Defensoría no se ha pronunciado sobre, por ejemplo, la muerte de una persona durante un confuso operativo militar. Las FF.AA. dijeron que la víctima intentó asaltar la comitiva del vicepresidente de Argentina? No tengo referencia al caso, pero hay muchas muertes en el país por situaciones de violencia y quienes conocen estos casos es la Fiscalía. Además, la ley dice que cuando se inicia un proceso judicial, la Defensoría solo puede vigilar el debido proceso. Esta semana la Defensoría ha organizado un foro internacional sobre la desaparición involuntaria, ¿por qué se resalta este tema? Porque estamos viviendo una situación difícil, calamitosa para las familias que tienen a una persona desaparecida. Lo que hemos visto, de acuerdo con lo que nos dicen, es que no encuentran respuestas eficaces ni en la institucionalidad del Estado ni en la comunidad para hallar a sus familiares. La Defensoría del Pueblo se ve en la obligación de acompañar a los parientes. ¿Solo acompañar? No, también queremos formar un sistema de información nacional. Por ejemplo, una persona puede estar en un hospital inconsciente y eso no se reporta a la Policía. O cuando alguien llega a una morgue y no es reclamado simplemente se le hace una cristina sepultura. No hemos desarrollado un sistema para recoger su ADN (información genética) y así, en un futuro, saber de quién se trataba. ¿Ese sistema de información nacional es un objetivo de la Defensoría? Sí, porque gira en torno a un derecho primordial que es el derecho a la vida. Pero además la desaparición involuntaria puede venir por efecto de un delito, como la trata de personas. ¿En este año, qué casos de vulneraciones de los DD.HH. ha recopilado la Defensoría? Hay varios. No tengo una estadística exacta. Pero hasta septiembre nos habla de 33 000. Nos muestra que vamos a cerrar el año con unos 40 000 casos atendidos en el país. ¿De qué tratan esos casos? La mayoría con asesorías. Muchas personas llegan a la Defensoría por temas que no son de competencia directa. Algunas buscan un abogado y quien da defensa gratuita es la Defensoría Pública. Otro gran porcentaje es por denuncias de consumidores. ¿Y cuántos son por violaciones graves a los Derechos Humanos en el país? De estos, alrededor del 20% tiene que ver con los DD.HH. Estamos hablando de unos 4 000 casos que iniciamos este año. Hoja de vida Su vida  Es doctor en Jurisprudencia y magíster en Ciencias Internacionales. Tiene diplomados y especializaciones en Ecuador, Chile y España. Su trayectoria. Desde el 2011 es el Defensor del Pueblo.

Este contenido ha sido publicado originalmente por Diario EL COMERCIO en la siguiente dirección: http://www.elcomercio.com/seguridad/Defensoria_Pueblo-Derechos_Humanos-desapariciones-Ecuador-Ramiro_Rivadeneira_0_1045095570.html. Si está pensando en hacer uso del mismo, por favor, cite la fuente y haga un enlace hacia la nota original de donde usted ha tomado este contenido. ElComercio.com
Redacción Seguridad y Justicia Ramiro Rivadeneira Martes 10/12/2013 Entrevista a Ramiro Rivadeneira, defensor del Pueblo del Ecuador ¿Qué avances hay en la protección de los Derechos Humanos (DD.HH.) en el país? Creo que el país ha dado un salto grande respecto a la inversión de algunos derechos que estaban olvidados. Por ejemplo a la salud. Debemos recordar que aún a escala internacional hay serias falencias sobre la protección de derechos. El Sistema Interamericano no recibe peticiones o demandas individuales de violaciones al derecho de la salud. Cuando en el Ecuador ya se declaró que todas los derechos humanos son judiciales. Ese es un avance. La violencia de género y los actos de tortura siguen como un desafío para el país. Vemos que lamentablemente en el país se sigue viviendo discriminación y violencia por situaciones de género. Es así que hemos detectado muchos casos de femicidio y ahora ya se lo va a tipificar. Ese es un avance, pero es un parte. Y sobre la tortura... Los números nos indican que ya no hay una práctica sistemática de tortura. Pueden existir situaciones de trato cruel, degradante o inhumano que se encuentra en la mala práctica de los funcionarios. Eso sí hay, pero ya no responde a un esquema de tortura. Por supuesto que esto es aún un desafío, sobre todo en la capacitación del personal policial y militar. ¿Por qué la Defensoría no se ha pronunciado sobre, por ejemplo, la muerte de una persona durante un confuso operativo militar. Las FF.AA. dijeron que la víctima intentó asaltar la comitiva del vicepresidente de Argentina? No tengo referencia al caso, pero hay muchas muertes en el país por situaciones de violencia y quienes conocen estos casos es la Fiscalía. Además, la ley dice que cuando se inicia un proceso judicial, la Defensoría solo puede vigilar el debido proceso. Esta semana la Defensoría ha organizado un foro internacional sobre la desaparición involuntaria, ¿por qué se resalta este tema? Porque estamos viviendo una situación difícil, calamitosa para las familias que tienen a una persona desaparecida. Lo que hemos visto, de acuerdo con lo que nos dicen, es que no encuentran respuestas eficaces ni en la institucionalidad del Estado ni en la comunidad para hallar a sus familiares. La Defensoría del Pueblo se ve en la obligación de acompañar a los parientes. ¿Solo acompañar? No, también queremos formar un sistema de información nacional. Por ejemplo, una persona puede estar en un hospital inconsciente y eso no se reporta a la Policía. O cuando alguien llega a una morgue y no es reclamado simplemente se le hace una cristina sepultura. No hemos desarrollado un sistema para recoger su ADN (información genética) y así, en un futuro, saber de quién se trataba. ¿Ese sistema de información nacional es un objetivo de la Defensoría? Sí, porque gira en torno a un derecho primordial que es el derecho a la vida. Pero además la desaparición involuntaria puede venir por efecto de un delito, como la trata de personas. ¿En este año, qué casos de vulneraciones de los DD.HH. ha recopilado la Defensoría? Hay varios. No tengo una estadística exacta. Pero hasta septiembre nos habla de 33 000. Nos muestra que vamos a cerrar el año con unos 40 000 casos atendidos en el país. ¿De qué tratan esos casos? La mayoría con asesorías. Muchas personas llegan a la Defensoría por temas que no son de competencia directa. Algunas buscan un abogado y quien da defensa gratuita es la Defensoría Pública. Otro gran porcentaje es por denuncias de consumidores. ¿Y cuántos son por violaciones graves a los Derechos Humanos en el país? De estos, alrededor del 20% tiene que ver con los DD.HH. Estamos hablando de unos 4 000 casos que iniciamos este año. Hoja de vida Su vida  Es doctor en Jurisprudencia y magíster en Ciencias Internacionales. Tiene diplomados y especializaciones en Ecuador, Chile y España. Su trayectoria. Desde el 2011 es el Defensor del Pueblo.

Este contenido ha sido publicado originalmente por Diario EL COMERCIO en la siguiente dirección: http://www.elcomercio.com/seguridad/Defensoria_Pueblo-Derechos_Humanos-desapariciones-Ecuador-Ramiro_Rivadeneira_0_1045095570.html. Si está pensando en hacer uso del mismo, por favor, cite la fuente y haga un enlace hacia la nota original de donde usted ha tomado este contenido. ElComercio.com
Entrevista a Ramiro Rivadeneira, defensor del Pueblo del Ecuador ¿Qué avances hay en la protección de los Derechos Humanos (DD.HH.) en el país? Creo que el país ha dado un salto grande respecto a la inversión de algunos derechos que estaban olvidados. Por ejemplo a la salud. Debemos recordar que aún a escala internacional hay serias falencias sobre la protección de derechos. El Sistema Interamericano no recibe peticiones o demandas individuales de violaciones al derecho de la salud. Cuando en el Ecuador ya se declaró que todas los derechos humanos son judiciales. Ese es un avance. La violencia de género y los actos de tortura siguen como un desafío para el país. Vemos que lamentablemente en el país se sigue viviendo discriminación y violencia por situaciones de género. Es así que hemos detectado muchos casos de femicidio y ahora ya se lo va a tipificar. Ese es un avance, pero es un parte. Y sobre la tortura... Los números nos indican que ya no hay una práctica sistemática de tortura. Pueden existir situaciones de trato cruel, degradante o inhumano que se encuentra en la mala práctica de los funcionarios. Eso sí hay, pero ya no responde a un esquema de tortura. Por supuesto que esto es aún un desafío, sobre todo en la capacitación del personal policial y militar. ¿Por qué la Defensoría no se ha pronunciado sobre, por ejemplo, la muerte de una persona durante un confuso operativo militar. Las FF.AA. dijeron que la víctima intentó asaltar la comitiva del vicepresidente de Argentina? No tengo referencia al caso, pero hay muchas muertes en el país por situaciones de violencia y quienes conocen estos casos es la Fiscalía. Además, la ley dice que cuando se inicia un proceso judicial, la Defensoría solo puede vigilar el debido proceso. Esta semana la Defensoría ha organizado un foro internacional sobre la desaparición involuntaria, ¿por qué se resalta este tema? Porque estamos viviendo una situación difícil, calamitosa para las familias que tienen a una persona desaparecida. Lo que hemos visto, de acuerdo con lo que nos dicen, es que no encuentran respuestas eficaces ni en la institucionalidad del Estado ni en la comunidad para hallar a sus familiares. La Defensoría del Pueblo se ve en la obligación de acompañar a los parientes. ¿Solo acompañar? No, también queremos formar un sistema de información nacional. Por ejemplo, una persona puede estar en un hospital inconsciente y eso no se reporta a la Policía. O cuando alguien llega a una morgue y no es reclamado simplemente se le hace una cristina sepultura. No hemos desarrollado un sistema para recoger su ADN (información genética) y así, en un futuro, saber de quién se trataba. ¿Ese sistema de información nacional es un objetivo de la Defensoría? Sí, porque gira en torno a un derecho primordial que es el derecho a la vida. Pero además la desaparición involuntaria puede venir por efecto de un delito, como la trata de personas. ¿En este año, qué casos de vulneraciones de los DD.HH. ha recopilado la Defensoría? Hay varios. No tengo una estadística exacta. Pero hasta septiembre nos habla de 33 000. Nos muestra que vamos a cerrar el año con unos 40 000 casos atendidos en el país. ¿De qué tratan esos casos? La mayoría con asesorías. Muchas personas llegan a la Defensoría por temas que no son de competencia directa. Algunas buscan un abogado y quien da defensa gratuita es la Defensoría Pública. Otro gran porcentaje es por denuncias de consumidores. ¿Y cuántos son por violaciones graves a los Derechos Humanos en el país? De estos, alrededor del 20% tiene que ver con los DD.HH. Estamos hablando de unos 4 000 casos que iniciamos este año. Hoja de vida Su vida  Es doctor en Jurisprudencia y magíster en Ciencias Internacionales. Tiene diplomados y especializaciones en Ecuador, Chile y España. Su trayectoria. Desde el 2011 es el Defensor del Pueblo.

Este contenido ha sido publicado originalmente por Diario EL COMERCIO en la siguiente dirección: http://www.elcomercio.com/seguridad/Defensoria_Pueblo-Derechos_Humanos-desapariciones-Ecuador-Ramiro_Rivadeneira_0_1045095570.html. Si está pensando en hacer uso del mismo, por favor, cite la fuente y haga un enlace hacia la nota original de donde usted ha tomado este contenido. ElComercio.com
Entrevista a Ramiro Rivadeneira, defensor del Pueblo del Ecuador ¿Qué avances hay en la protección de los Derechos Humanos (DD.HH.) en el país? Creo que el país ha dado un salto grande respecto a la inversión de algunos derechos que estaban olvidados. Por ejemplo a la salud. Debemos recordar que aún a escala internacional hay serias falencias sobre la protección de derechos. El Sistema Interamericano no recibe peticiones o demandas individuales de violaciones al derecho de la salud. Cuando en el Ecuador ya se declaró que todas los derechos humanos son judiciales. Ese es un avance. La violencia de género y los actos de tortura siguen como un desafío para el país. Vemos que lamentablemente en el país se sigue viviendo discriminación y violencia por situaciones de género. Es así que hemos detectado muchos casos de femicidio y ahora ya se lo va a tipificar. Ese es un avance, pero es un parte. Y sobre la tortura... Los números nos indican que ya no hay una práctica sistemática de tortura. Pueden existir situaciones de trato cruel, degradante o inhumano que se encuentra en la mala práctica de los funcionarios. Eso sí hay, pero ya no responde a un esquema de tortura. Por supuesto que esto es aún un desafío, sobre todo en la capacitación del personal policial y militar. ¿Por qué la Defensoría no se ha pronunciado sobre, por ejemplo, la muerte de una persona durante un confuso operativo militar. Las FF.AA. dijeron que la víctima intentó asaltar la comitiva del vicepresidente de Argentina? No tengo referencia al caso, pero hay muchas muertes en el país por situaciones de violencia y quienes conocen estos casos es la Fiscalía. Además, la ley dice que cuando se inicia un proceso judicial, la Defensoría solo puede vigilar el debido proceso. Esta semana la Defensoría ha organizado un foro internacional sobre la desaparición involuntaria, ¿por qué se resalta este tema? Porque estamos viviendo una situación difícil, calamitosa para las familias que tienen a una persona desaparecida. Lo que hemos visto, de acuerdo con lo que nos dicen, es que no encuentran respuestas eficaces ni en la institucionalidad del Estado ni en la comunidad para hallar a sus familiares. La Defensoría del Pueblo se ve en la obligación de acompañar a los parientes. ¿Solo acompañar? No, también queremos formar un sistema de información nacional. Por ejemplo, una persona puede estar en un hospital inconsciente y eso no se reporta a la Policía. O cuando alguien llega a una morgue y no es reclamado simplemente se le hace una cristina sepultura. No hemos desarrollado un sistema para recoger su ADN (información genética) y así, en un futuro, saber de quién se trataba. ¿Ese sistema de información nacional es un objetivo de la Defensoría? Sí, porque gira en torno a un derecho primordial que es el derecho a la vida. Pero además la desaparición involuntaria puede venir por efecto de un delito, como la trata de personas. ¿En este año, qué casos de vulneraciones de los DD.HH. ha recopilado la Defensoría? Hay varios. No tengo una estadística exacta. Pero hasta septiembre nos habla de 33 000. Nos muestra que vamos a cerrar el año con unos 40 000 casos atendidos en el país. ¿De qué tratan esos casos? La mayoría con asesorías. Muchas personas llegan a la Defensoría por temas que no son de competencia directa. Algunas buscan un abogado y quien da defensa gratuita es la Defensoría Pública. Otro gran porcentaje es por denuncias de consumidores. ¿Y cuántos son por violaciones graves a los Derechos Humanos en el país? De estos, alrededor del 20% tiene que ver con los DD.HH. Estamos hablando de unos 4 000 casos que iniciamos este año. Hoja de vida Su vida  Es doctor en Jurisprudencia y magíster en Ciencias Internacionales. Tiene diplomados y especializaciones en Ecuador, Chile y España. Su trayectoria. Desde el 2011 es el Defensor del Pueblo.

Este contenido ha sido publicado originalmente por Diario EL COMERCIO en la siguiente dirección: http://www.elcomercio.com/seguridad/Defensoria_Pueblo-Derechos_Humanos-desapariciones-Ecuador-Ramiro_Rivadeneira_0_1045095570.html. Si está pensando en hacer uso del mismo, por favor, cite la fuente y haga un enlace hacia la nota original de donde usted ha tomado este contenido. ElComercio.com

Reacciones:

0 comentarios:

Publicar un comentario

TwitterFacebook Google Plus you tube rss