11 de junio de 2018

Amigos y familiares recordaron el cumpleaños del escritor Gustavo Garzón desaparecido en los 90

Mediantes las redes sociales, amigos y familiares del escritor ecuatoriano César Gustavo Garzón Guzmán desaparecido el 9 de noviembre de 1990, en la ciudad de Quito, recordaron su cumpleaños número 60.

Aquel 9 de noviembre, a las 21:00, Gustavo de 32 años llamó por teléfono a su madre, doña Clorinda Guzmán para avisarle que estaba junto a unos amigos y se iba a demorar un poco, pero no regresó hasta ahora. Su desaparición se encuentra en investigación previa en la Dirección de la Comisión de la Verdad de la Fiscalía General del Estado.


Gustavo Garzón. Fotografía de registro estudiantil de 9 de septiembre de 1982.


Este 8 de junio de 2018, Gustavo cumplió 60 años y no los pudo festejar junto a sus seres queridos. “Es el cumpleaños número 60 de nuestro inolvidable amigo y compañero Gustavo Garzón Guzmán, lúcido, sensible e inteligente escritor, con quién tuve la suerte y la Gran estrella de compartir el Taller de Literatura que coordinó en reconocido Maestro Miguel Donoso Pareja. Los cuentos de Gustavo, de una poesía bella y misteriosa, urbanos, amatorios, de hondo sentido social, son un canto a la Vida y al Amor. Gustavo siempre está en nuestra piel, en nuestra Alma”, dice el escritor y periodista Byron Rodríguez Vásconez.

“Estoy lista para seguir luchando hasta dar con la verdad. Gustavo fue muy importante en nuestras vidas. Siempre lo querremos y lo admiraremos”, escribe Martha Palacios, una de las últimas personas que estuvo la noche en que fue desaparecido Gustavo Garzón.  

Ante la falta de respuesta estatal por la desaparición del escritor ecuatoriano, el caso fue presentado ante la Comisión Interamericana de Derechos Humanos (CIDH) que emitió su informe de fondo el anterior año. Se espera que el caso pase ante la Corte Interamericana de Derechos Humanos (CorteIDH).

Nota:
Obras de Gustavo Garzón: Libro de posta (1983); Quito: del arrabal a la paradoja (1985); Ensayo: Coplas populares del Azuay (1987) y estaba en la imprenta su obra: Brutal como el rasgar de un fósforo (1991), que no la pudo presentar. Tampoco logró concluir su tesis sobre la poesía de Euler Grande para su doctorado de Literatura en la Pontificia Universidad Católica.

Reacciones:

0 comentarios:

Publicar un comentario

TwitterFacebook Google Plus you tube rss