24 de diciembre de 2015

´No hay Navidad, villancicos ni luces que se enciendan y se apaguen desde que Juliana no está'

Mientras todos caminan apresurados por las calles, plazas y centros comerciales buscando regalos para esta Navidad, y de seguro darse el abrazo de Feliz Navidad, yo en cambio hago todo lo contrario, ya no es "Feliz navidad", ya no hay regalos que llenen el vacío que tengo.Yo busco en medio de tanta gente por todo lado que camino, busco a mi hija Juliana Campoverde desaparecida el 7 de julio de 2012,  en el sector de la Ajaví, en el sur de Quito. Encontrarla a ella sería el regalo más grande y más valioso que Dios me daría en esta vida.  

Cuando llegó a mi casa está tan vacía como está mi corazón, no hay árbol de Navidad, villancicos ni luces que se enciendan y se apaguen desde que Juliana no está, solo existe una profunda tristeza y muchos retratos de mi hija Juliana que adornan la casa y algunos de ellos donde dicen: desaparecida "Ayúdennos a encontrarla" por lo tanto no es Feliz Navidad ni para mi como madre ni para sus hermanos. Cuanto anhelo volver a ver esas sonrisas en sus rostros y estar completos nuevamente y que esa luz brille para siempre.

Juliana, hijita mía que esta estrella te ilumine y te muestre el camino de regreso a casa o que ilumine mi vida para llegar hacia ti. Te amo mi niña, recibe mi bendición donde quiera que te encuentres. 


Te amo, te extraño y te esperaré siempre. 


Tu madre, Elizabeth Rodríguez que no ha dejado ni dejará de buscarte ni un solo segundo.

Juliana Campoverde desapareció el 7 de julio de 2012, 
en el sector de la Ajaví, en el sur de Quito.
Elizabeth Rodríguez en la Plaza Grande. 


Reacciones:

0 comentarios:

Publicar un comentario

TwitterFacebook Google Plus you tube rss