17 de junio de 2015

Las familiares de desaparecidos reclaman más información

La última vez que Telmo Pacheco se comunicó con sus familiares fue el 3 de noviembre de 2011. Su padre todavía recuerda la voz del joven despidiéndose a través de la línea telefónica, ya que viajó a Loja a un retiro espiritual.

A la siguiente noche ya no respondió. “Insistimos en la llamada, pero no contestó, por eso inmediatamente denunciamos la desaparición, pero el primer fiscal del caso no hizo ninguna diligencia en 2 años y medio”, dijo Telmo Pacheco, padre del desaparecido.
Otra de las dificultades encontradas en el camino para tratar de ubicar a su vástago ha sido la falta de continuidad en las indagaciones. “Hemos tenido 5 fiscales y el último, un Dr. Pacha, está provisionalmente hasta que nombren a otro, de esta manera cómo se puede avanzar”, cuestionó.
Pacheco recordó que su hijo se fue con una amiga, oriunda de Loja, y se hospedaría en su casa. “Según versiones de personas que vivían en ese domicilio, Telmo habría discutido con ella una noche y otro detalle es que el patio antes era de tierra y luego de varios meses fue tapado con cemento.
Laura Machuca, quien dirigió la Unidad de Desaparecidos de la Fiscalía, aseguró que los agentes comunican los avances de los casos  a familiares, “pero como la indagación es reservada hay cierta información que no se puede difundir para evitar entorpecer las investigaciones”, informó.
Fidel Jaramillo, director de la Comisión de la Verdad de la Fiscalía, dijo que en la Unidad de Desaparecidos en Quito trabajan alrededor de 32 funcionarios en los casos, pero existen imponderables que no podemos prevenir, como la renuncia de algún fiscal o la salida  por cuestiones de enfermedad.
Se ha avanzado en la indagación, lo que ha  permitido resolver más del 90% de casos. “Entendemos la desesperación de los familiares, por eso atendemos prioritariamente sus denuncias. Además de trabajar coordinadamente con la Dinased, agregó.
Esto, como una respuesta a la queja de Lina Espinosa, representante de Asfadec, que agrupa a familiares de personas desaparecidas. Ella dijo que la Unidad de Personas Desaparecidas de la Fiscalía y la Dirección Nacional de Muertes Violentas (Dinased) niegan información a los parientes sobre el desarrollo de los casos y las nuevas diligencias.
Citó como ejemplo el caso David Romo, donde la Policía y Fiscalía parecerían conocer información sobre el paradero de David.
Hasta el momento David sigue desaparecido y a su familia le niegan el detalle de nuevos datos.
Además, se refirió a la rotación de fiscales en Quito y en otras ciudades de forma abrupta y sin notificación ni procedimiento alguno. “Esto lo denunciamos a la Comisión de la Verdad de la Fiscalía para que no se den cambios o al menos afecten mínimamente los casos, pero la situación se sigue presentando”, dijo Espinosa.
Informó que siguen esperando un reporte de hospitales, cementerios, morgues, terminales y refugios que incluya información detallada sobre personas desaparecidas o NN que hayan sido ingresadas o atendidas en dichas instituciones, ya que “estos hechos afectan gravemente a todos los casos”.. (I)

La Fiscalía de Quito cuenta con 5 agentes para estos casos, al igual que Guayaquil. Hay 1 para cada provincia.

Contenido publicado originalmente en:
El Telégrafo
-----------------------------------------------
Monitoreo de medios de comunicación

Reacciones:

0 comentarios:

Publicar un comentario

TwitterFacebook Google Plus you tube rss