29 de abril de 2015

Las madres de tres desaparecidos piden mejor investigación

Las madres de los desaparecidos David Romo, Carolina Garzón y Juliana Campoverde están “cansadas”. Cansadas de la “total impunidad”, de ser revictimizadas, de que la Fiscalía no encuentre indicios del paradero de sus hijos, del cambio de fiscales durante la investigación, del dolor.

 Las madres de desaparecidos exigen que termine la impunidad en sus casos. 

Ayer se cumplieron tres años de la desaparición de Garzón, lo que marcó el inicio del ‘movimiento desaparecidos’, por lo que las tres dieron una rueda de prensa para exigir, una vez más, que se resuelvan los casos.



No estuvieron solas. Norma Peñaherrera, abogada en libre ejercicio, y María Espinosa, miembro de la Fundación Regional de Asesoría en Derechos Humanos (Inredh), les acompañaron para denunciar los problemas vinculados a los casos, especialmente por las investigaciones que realiza la Fiscalía.



El problema, según Espinosa, radica en que todavía “no existen teorías de caso específicas” y que “se ha evacuado un número de diligencias que no obedece a una hipótesis, que no son estructuradas ni sistémicas”.



Pero “lo más grave es que a lo largo del proceso, el Estado no ha cumplido la obligación de un tratamiento reparador a las víctimas”. De acuerdo con la defensora de Derechos Humanos, “los desaparecidos han sido estigmatizados”.




Impunidad



Alix Ardila, madre de Garzón, quien escribió una carta tras los tres años de desaparición de su hija, pidió cambio de fiscal “porque quien está a cargo no continuó con los acuerdos a los que se llegó con el anterior fiscal”.



Ella dice que les ha tocado convertirse en “sicólogos, fiscales e investigadores por la inoperancia y la negligencia de los funcionarios, quienes hacen caso omiso de los acuerdos”.



En el caso de Campoverde la investigación está detenida durante dos meses. El 24 de febrero, su madre, Elizabeth Rodríguez, entregó un escrito exponiendo “las falencias del fiscal y solicitando el cambio porque no está cumpliendo con los acuerdos”.



Las dificultades con los fiscales también se dan en el caso de Romo. Su madre, Alexandra Córdova, cuestionó la rotación de los agentes. “En diciembre de 2013 se exigió que no exista rotación de fiscales”, pero el 13 de abril de este año, la fiscal que estaba en su caso, Laura Machuca, había dejado el tema. (AGO)




Dos versiones




La abogada Norma Peñaherrera considera que la Fiscalía está incumpliendo el Protocolo a aplicar por parte de los integrantes del sistema de investigación de personas desaparecidas, emitido por esa institución.



Esto porque la norma establece que la Unidad de Personas Desaparecidas debe tener un coordinador “que no debe llevar casos propios, sino administrar la información que se derive de cada uno”. Pero la fiscal de los casos de Garzón y Campoverde, Laura Machuca, también era coordinadora, señaló.



Frente a eso, la Fiscalía en un comunicado de prensa del 21 de este mes, señaló que los casos de la Unidad de Personas Especializadas estarán a cargo del fiscal Jorge Flores, en reemplazo de Machuca, debido a un “quebranto en la salud de la fiscal”.



La abogada añadió que el cambio de fiscales, sin un proceso de transición adecuado, está afectando las investigaciones.



La Fiscalía, en su comunicado, agrega que “la transición de información entre los fiscales Machuca y Flores se realiza desde el 20 de abril de forma continua y ordenada durante 15 días y de ser necesario el tiempo se ampliará”.




19.515
casos
por desapariciones recibió la Fiscalía en 2013.




93%
fueron resueltos, según la versión oficial.

 
 
Contenido publicado originalmente en:
----------------------------------------------
Monitoreo de medios de comunicación


  

Reacciones:

0 comentarios:

Publicar un comentario

TwitterFacebook Google Plus you tube rss