18 de abril de 2015

Tu memoria es nuestra lucha: un acto de denuncia y protesta

Por: Soledad Morales, reportera de Ayúdanos a encontrarlos - Rayuela Radio

Son las 19:40 del miércoles, 15 de abril, y las luces del Teatro Nacional de la Casa de la Cultura Ecuatoriana decaen. Los presentes guardan silencio. Un silencio incómodo que se rompe con el diálogo: “-Mamá, ¿Qué pasaría si desaparezco? -Pintaría muros con tu nombre y no querría que nadie te olvidara. Buscaría a otros y a otras que también buscan a sus hijos para que juntos te encontráramos a ti y a ellos”.

Humanizarte en el Teatro Nacional de la Casa de la Cultura Ecuatoriana. Foto: César Salas. 
“Los recuerdos son el motivo de no dejarte ir”

Camila Tobar es la primera en interrumpir ese silencio. Camila lleva el nombre de su padre, quien cumplió ayer, 17 de abril,  tres años de desaparecido. Llamarse como él es motivo de orgullo y dolor, señaló. “El sentimiento de tener un familiar desaparecido es el reflejo de vivir con recuerdos sin ninguna explicación que calme las lágrimas y la desesperanza”.

Al igual que ella,  Pilar Tobar, hermana de Camilo, con lágrimas exige “igualdad, equidad y eficiencia para conseguir la resolución de los casos de desaparecidos”.

Esta realidad se repite entre los asistentes al evento ¡Tu memoria es nuestra lucha! Felix Velásquez, padre de Luis Alfredo quien lleva dos años seis meses desaparecido, viajó desde Manabí para exigir justicia la noche del festival. “No hay que dejar decaer el proceso de mi hijo (…) mantengo la esperanza de que pueda estar vivo en algún lado”.

En primera fila del teatro está Alexandra Córdova, madre de  David Romo desaparecido hace  23 meses. Ella, al igual que los otros familiares, lleva en su cartera los afiches con el rostro de su ser querido desaparecido.

El joven universitario lleva 700 días alejado de casa. El no saber nada de su primogénito invade de dolor a Córdova quien dijo: “Las personas deben tomar conciencia que es una realidad difícil ¿Qué harían si uno de sus hijos desaparecen?  Nadie se cruzaría de brazos. Necesitamos que las demás personas nos ayuden visibilizando, aunque no sean sus familiares” enfatizó con voz sollozante. Además recalcó la importancia de crear una cultura de prevención para evitar las desapariciones.

En Ecuador se registran 1606 desapariciones sin resolver. Así lo informó la Fiscalía General del Estado, en enero de 2015.

La lucha por encontrar a sus seres queridos rebasa a las familias y ahora se extiende al campo del arte y la música.  Seis grupos artísticos, entre danza, música y teatro, se sumaron a este Festival por la visibilización de las personas desaparecidas  y encontradas sin vida en Ecuador.  Quimera, Jaime Guevara, Humanizarte, Mala Maña, Igor Icaza y el grupo de teatro Eclipse Solar acompañaron la jornada.

El Ballet Folclórico Humanizarte fue el primero en entrar en escena. Ellos a través de su puesta en escena expresaron una problemática social y cultural producto de la realidad ecuatoriana. La resistencia de los oprimidos fue el performance de la noche que junto al repertorio de Mercedes Sosa y Silvio Rodríguez contagiaron de  energía a los asistentes.

Con el mismo ánimo, el auditorio recibió a Jaime Guevara, conocido cantautor y defensor de los derechos humanos, quien entonó “…no acepto amigos oírles llamar desaparecidos y deben llegar…”.

Para el ‘chamo Guevara’, como lo llaman popularmente, la música de la solidaridad se le ha quedado en el corazón desde 1988 (Fecha de la desaparición de Andrés y Santiago Restrepo Arismendi)”, ya que, según él, lastimosamente la problemática de los desaparecidos continúa en aumento, a pesar del cambio de régimen político. A la vez,  expresó: “la alegría de compartir la lucha por encontrar con vida a un ser querido - dijo Guevara- la siento como propia, al igual que el dolor y las lágrimas”.

Guevara junto a los familiares de los desaparecidos acude todos los miércoles a la Plaza Grande para exigir justicia y verdad para hallarlos.

Telmo Orlando Pacheco lleva tres años y seis meses desaparecido. Así lo denuncia su padre,  Telmo  Pacheco, quien ahora no solo busca a su hijo sino a decenas desaparecidos, pues es el presidente de la Asociación de Familiares y Amigos de Personas Desaparecidas en Ecuador (Asfadec). Pese a la lucha emprendida – dice- que a veces se siente impotente ya que “todos los días vive una incertidumbre traumática” afirma que solo “cuando a uno le pasa esto ve las cosas como son y espera que la gente se solidarice ya que esto le puede pasar a cualquiera”.

Alix Ardila también siente este dolor. Ella vino desde Colombia hace un año para continuar la búsqueda de su hija Carolina Garzón que este 28 de abril cumple tres años de desaparición. Para Ardila este festival no es de celebración sino que es  “un acto de denuncia y protesta ante el caso omiso de las autoridades por el dolor y sufrimiento de los familiares de personas desaparecidas”. Ella compartió con el público el inmenso dolor que siente por  el vacío que dejó Carolina.

Para sentir el dolor de un familiar que busca a su ser querido solo se tiene que ser humano,  dice Igor Icaza, uno de los artistas invitados en el festival. “Solo se necesita ser humano para tener respeto y cariño hacia la gente que ha tenido que lidiar con la historia de un desaparecido en su vida”.

Con su voz, guitarra y batería, Icaza y su banda estremecieron el teatro que acto seguido fueron las tablas que dieron la bienvenida al grupo Eclipse Solar, integrado por Ismael Chaquinga, Washington Mancero y Marcelo Báez. Ellos de forma simbólica con un guante blanco simularon golpear a los asistentes para que despierten sobre la problemática de los desaparecidos y muertos en forma violenta en Ecuador.

Mancero dijo buscamos llegar a la conciencia ciudadana a través de la comedia del arte por medio de teatro de la vida real, mientras Báez, director del grupo, exigió que se debe concientizar dentro del entorno familiar y a las autoridades sobre el problema de los desaparecidos.

“Solos los perderemos, unidos los encontraremos” fue la consigna que atravesó el festival artístico. Fue el reclamo constante de  la noche para  concienciar y evitar que otras personas vivan la tragedia de tener a un familiar desaparecido.

Para enfrentar esta problemática se creó la Dirección Nacional de Delitos Contra la Vida, Muertes Violentas, Desapariciones, Extorsión y Secuestros (Dinased)  en el año 2013 con el objetivo de contar con una Dirección especializada para la localización de personas que desaparecen casi a diario en el país y la pronta restitución a sus hogares” aseguró Carlos Alulema,  director esta institución en la página web del Ministerio del Interior.

Sin embargo, en Ecuador la información sobre las desapariciones es dispersa y no hay una base de datos consolidada a escala nacional, además la información varía entre cada una de las instancias del Estado. Así lo evidenció Teleamazonas, el 26 de marzo.

Según Asfadec, la base de datos es uno de los acuerdos dados en la reunión presidencial del 11 de diciembre de 2013. No obstante, aún no está consolidada. Otro de los pedidos de la organización fue la tipificación de la desaparición en el Código Orgánico Integral Penal (COIP), sin embargo, no fue acogida.

Con plantones, eventos artísticos-culturales y marchas los familiares y amigos buscan que la desaparición forzada por entes particulares sea tipificada en el COIP que está vigente desde el 10 de agosto de 2014. Así lo aseguró Lidia Rueda, secretaria de Asfadec.

Galería de fotos: aquí 




Reacciones:

0 comentarios:

Publicar un comentario

TwitterFacebook Google Plus you tube rss