17 de abril de 2015

´Cada día que pasa tú recuerdo es más fuerte´, 3 años sin Camilo Tobar

El testimonio de la familia al cumplirse 3 años de la desaparición de mi hermano Camilo fue leído por mi sobrina Camila, el 15 de abril, durante el evento artístico "Tu memoria es nuestra lucha". 
Desaparecidos

Están en algún sitio / concertados

desconcertados / sordos
buscándose / buscándonos
bloqueados por los signos y las dudas
contemplando las verjas de las plazas
los timbres de las puertas / las viejas azoteas
ordenando sus sueños sus olvidos
quizá convalecientes de su muerte privada



nadie les ha explicado con certeza
si ya se fueron o si no
si son pancartas o temblores
sobrevivientes o responsos



ven pasar árboles y pájaros
e ignoran a qué sombra pertenecen



cuando empezaron a desaparecer
hace tres cinco siete ceremonias
a desaparecer como sin sangre
como sin rostro y sin motivo
vieron por la ventana de su ausencia
lo que quedaba atrás / ese andamiaje
de abrazos cielo y humo



cuando empezaron a desaparecer
como el oasis en los espejismos
a desaparecer sin últimas palabras
tenían en sus manos los trocitos
de cosas que querían



están en algún sitio / nube o tumba
están en algún sitio / estoy seguro
allá en el sur del alma
es posible que hayan extraviado la brújula
y hoy vaguen preguntando preguntando
dónde carajo queda el buen amor
porque vienen del odio.
Mario Benedetti


Buenas noches mi nombre es Camila Tobar quisiera dedicar unas palabras a mi padre en nombre de toda mi familia pues dentro de poco, se cumplirán 3 años de su desaparición.

El sentimiento de tener a un familiar desaparecido es el reflejo de vivir con recuerdos sin ninguna explicación que nos calme las lágrimas y la desesperanza. No hay palabras ni sentimientos que nos ayuden a enfrentar el día a día y amanecer sin ellos. Solo nos queda el amor y la esperanza de volver a ver a nuestro Camilo. Los recuerdos son el motivo de no dejarte ir.
Todos sus familiares, hijas, hermanos y madre podemos describir a mi padre como un hombre bondadoso y entusiasta que, a pesar de las adversidades de la vida, siempre nos mostraba una sonrisa. Las personas que le conocemos, al oír su nombre, lo recordamos como es: sencillo, cariñoso, apasionado y feliz como ningún otro. Una persona difícil de derrumbarse. Podemos decir que todos nosotros tenemos algo de Camilo, en especial su fortaleza para mantenernos de pie y continuar luchando en medio de esta incertidumbre en la que nos encontramos, pues Camilo, mi padre, nos enseñó a ser valientes.
Camilo siempre será el pilar fundamental de protección de sus hijas. Cada memoria de él, su risa, baile, gestos, siempre serán un constante recuerdo en nuestras mentes, pero en especial en nuestro corazón; uno nunca puede olvidar a su mayor ejemplo, a un héroe y eso es lo que es él para mí, “Mi primer amor”, como el me lo decía, "su único enamorado”.

Un hombre que se desvivía por sus hijas, por su familia, por su madre; esa mujer que es un ejemplo de vida. Una persona honorable digna de grandeza, merecedora de ser recordado, con un corazón admirable, cariñoso y gracioso. Así es Camilo, mi padre es el ejemplo de bondad y de amor profundo. 

Hasta el día de hoy su familia no concibe la idea de no volver a saber de él, es imposible no añorar sus palabras y frases, su cariño y chistes, amabilidad y respeto por los demás.

Es como si la mayor parte del tiempo él nos hablara. Todo momento en que no se encuentra él. Es un momento vacío, lleno de ausencia, un vacío destructivo y desolador, es imposible no preguntarse con insistencia: ¿Qué paso? , ¿Dónde está?, ¿Estará bien?
Su desaparición ha marcado a toda nuestra familia. Este sentimiento que compartimos es lacerante, es una expectativa mortal que desgarra el alma; el tiempo pasa y seguimos esperando tener respuestas, esperando volver a ver esa sonrisa que tanto nos supo alegrar el día, esperando volver a sentir sus abrazos.
Anhelamos el momento en que vuelvas a casa y que sigas en nuestras vidas, padre, amigo hermano, hijo... Camilo, te seguiremos esperando, por que cada día que pasa tú recuerdo es más fuerte.
El hecho que no estés presente no significa que te vamos a olvidar; gritaremos tu nombre por lo más alto hasta ser escuchados. Toda la familia alzará los brazos en busca de ti, en busca de la verdad y de justicia. Seguiremos de pie por ti y por todo lo que nos enseñaste.
Camilo, tú estás intacto en nuestras vidas... nunca te vas a ir. Te esperaremos hasta llegar a saber tu verdad porque te amamos, porque hiciste hasta lo imposible por nuestra felicidad y porque tu MEMORIA ES NUESTRA LUCHA.

Camila Tobar leyó una carta dedicado a su padre,
Camilo Tobar Abril, desaparecido el 17 de abril de 2012,
 en el sector de Lumbisí, en Cumbayá.

Camila Tobar (centro) busca a su padre desaparecido hace 3 años. Foto: César Salas. 

Reacciones:

0 comentarios:

Publicar un comentario

TwitterFacebook Google Plus you tube rss