8 de marzo de 2015

Más miércoles por los desaparecidos en Ecuador

Desde hace casi tres años familiares de desaparecidos en Ecuador realizan todos los miércoles un plantón en la Plaza Grande, en el centro histórico de la capital Quito, para sensibilizar a autoridades y ciudadanos acerca del problema, retomando una tradición de lucha por los desaparecidos políticos.

    Antes del mediodía, una decena de personas desenrollan pancartas donde se descubren fotos de jóvenes, adultos, niños, hombres y mujeres desaparecidos.

    Algunos transeúntes se detienen a pasar revista los carteles con un centenar de desaparecidos, mientras una mujer explica su presencia frente al Palacio de Gobierno. Pertenecen a la Asociación de Familiares y Amigos de Personas Desaparecidas en el Ecuador (Asfadec) y piden la solidaridad de la gente con su causa, afirma su secretaria, Lidia Rueda.

    "El dolor no calma, son 24 horas al día por todo el tiempo que no están", confiesa Rueda con la ayuda de un megáfono.

    Entre 2013 y 2014 se presentaron 18.550 denuncias de desapariciones en la Fiscalía, 1.606 de las cuales no han sido resueltas, expone la dirigente de la Asociación.

    Tras la introducción, empiezan testimonios como los de Telmo Pacheco, quien busca a su hijo desde hace "3 años 4 meses", cuando desapareció misteriosamente en la ciudad austral de Loja.

    El ahora presidente de la Asfadec denuncia que su caso fue "cerrado" dos veces por "absurdos" de la Fiscalía, pero gracias al apoyo de otros familiares y a la presión ciudadana, logró reabrirlo.

    "Si nosotros no estuviéramos en la Plaza Grande los miércoles, esto vuelve a cero", advierte a ANSA Pacheco, quien también reclama la falta de especialistas en el país.

    Las intervenciones se intercalan con varias consignas: "Dónde está la justicia?, Desaparecida!", "Desaparecidos en Ecuador, ¡nunca más!".

    Pacheco cuenta que siempre veía manifestarse al colombiano Pedro Restrepo, padre de dos jóvenes que desaparecieron en manos de la policía en enero de 1988, pero nunca se imaginó que le tocaría seguir sus pasos.

    Luego de un año de infructuosa búsqueda, los padres de Santiago (17) y Andrés (14) Restrepo Arismendi, empezaron a salir cada miércoles a la plaza para reclamar acciones a las autoridades.

    A lo largo de los años se fueron uniendo más personas que también sufrían la desaparición de sus familiares, algunos miembros del extinto grupo guerrillero Alfaro Vive Carajo.

    Parte del gobierno de Sixto Durán-Ballén (1992-1996), los familiares encontraron la plaza bloqueada, recuerda el músico Jaime Guevara, quien cantó el hecho en "Cerco de miércoles".

    La tenacidad de los Restrepo marcó un hito en la lucha por los derechos humanos en el Ecuador, pero hasta ahora los cuerpos de los menores no aparecen. Coincide que la nueva etapa de plantones a mitad de semana la inició el colombiano Walter Garzón, padre de Carolina Garzón, quién empezó a manifestarse a favor de su hija, desaparecida en abril de 2012.

    El rostro de Carolina (22 años) todavía se puede ver en las pancartas junto con las de David Romo, Carlos Benavides, Magaly Jiménez, María Guerrero y otros 80 desaparecidos buscados por Asfadec.
    Guevara no diferencia entre los desaparecidos políticos anteriores y los actuales, de índole delincuencial, al igual que la respuesta estatal de "indiferencia" y a veces de "represión".

    "Esta es la única presión que funciona", sostiene el músico, quien respalda este tipo de plantones desde marzo de 1989.

    Si anteriores presidentes desalojaron a los familiares, el actual los invita a conversar, como ocurrió el último jueves. "Lamentablemente todavía las estructuras del Estado responden a poderes y si tal vez los desaparecidos no tenían poder, sufrían la indolencia", reconoció Rafael Correa al reunirse en la Presidencia con 40 familiares.

    En la cita, el gobierno se comprometió a traer antropólogos forenses de Colombia y Venezuela para ayudar en las búsquedas.

    A pesar de las reuniones con el mandatario, Pacheco todavía confía más en la presión que puedan hacer él y sus compañeros. "Dure lo que dure, cueste lo que cueste, si luchamos como hermanos, a los desaparecidos los encontramos", se escucha otra vez en la plaza central de Quito. 

LAD-ADG/ACZ 

Contenido publicado originalmente en:
----------------------------------------------
Monitoreo de medios de comunicación

Reacciones:

0 comentarios:

Publicar un comentario

TwitterFacebook Google Plus you tube rss