21 de enero de 2014

´David era muy conversón, jovial, era amigo de todo el mundo´

 los buenos somos más, entonces porque siendo más no los podemos unir para que ya no exista las desapariciones, secuestros y muertes.
 Juan Córdova.



Lo que más recuerda de su nieto, es su alegría. “Nunca se lo veía disgustado, era tan tranquilo, tan dulce” comentó Juan Córdova, abuelo de David Santiago Romo Córdova quien desapareció el 16 de mayo del año anterior en el sector de la Mitad del Mundo, en el noroccidente de Quito.

Don Juan acompaña a su hija Alexandra a los plantones que se realiza en la Plaza de la Independencia frente al palacio de Carondelet los días miércoles. Él junto a sus familiares y amigos cuelgan de sus manos las pancartas con el rostro de David y de las personas desaparecidas. 

Han pasado  234 días de la desaparición del joven universitario que quería ser periodista y desatacarse en los medios impresos. 

Su abuelo lo veía todas las semanas, aunque sea minutos. Recuerda que “David era muy conversón, jovial, era amigo de todo el mundo (…) Estos ocho meses han sido de sufrimiento, de desengaños.  Hemos buscado y no hemos encontrado. Han habido falsas alarmas y expectativas que nos han destrozado, peor,  el ánimo a toda la familia. La desaparición de David nos ha destruido”

Según Córdova al principio había muchos rumores de que David  estaba en Machala, en Quinindé, en Santo Domingo, pero no ha sido así. No hay ninguna pista real.  Hay dos personas detenidas bajo el cargo de robo del celular, indicó.

“David era el primer hijo, el sostén emocional de la familia, el pilar, pero al desaparecer él,  mi hija quedó totalmente destrozada, yo no sé de dónde saca tanto valor, tanta fuerza porque no ha desmayado ni un solo día. En estos ocho meses ha ido de un lado a otro buscándolo , yendo a la  Fiscalía, a los  Ministerios,  a la Cruz Roja,  a los Juzgados” comentó Córdova.

Al momento David Romo se encuentra junto a otras trece personas más en el Sistema de Recompensas de  los 200.000 dólares a quien dé información sobre su paradero.
Familiares y amigos en el plantón por la vida


El joven quiteño se graduó en el colegio Eugenio Espejo en la especialización de Químico Biólogo y tocaba la guitarra.  Escuchaba música protesta y romántica.

Reacciones:

0 comentarios:

Publicar un comentario

TwitterFacebook Google Plus you tube rss