21 de febrero de 2014

Organismos de Derechos apoyan la extradición de exgeneral Édgar Vaca


Vaca es señalado como director del SIC-10.
Vaca está procesado por presuntos delitos de lesa humanidad, como tortura, violencia sexual y desaparición forzada, cometidos contra Luis Vaca Jácome, Susana Cajas Lara y Javier Jarrín Sánchez, integrantes del grupo subversivo Alfaro Vive Carajo en la década de los 80.

Luis Ángel Saavedra, coordinador de la Fundación Regional de Asesoría en Derechos Humanos (Inredh), manifestó que en los últimos 20 años estos organismos se han referido a Vaca como un posible responsable de este tipo de delitos cometidos durante la presidencia de León Febres Cordero. “Vaca tiene que responder muchas interrogantes y más cuando en el informe de la Comisión de la Verdad hay presunción de responsabilidad de este general. Es necesario que se presente y diga lo que sabe”, sentenció.

Incluso advierte que el expolicía podría conocer sobre la desaparición del escritor Gustavo Garzón, ocurrido en 1990. Por eso, Rodrigo Garzón, hermano del escritor, se une a ese pedido. Expresó que “hay indicios de que Vaca conoce dónde están los restos de mi hermano o conoce qué pasó con él”.


El SIC 10

Según la Fiscalía, cuando funcionaba el Servicio de Investigación Criminal (SIC) se creó una unidad policial clandestina denominada SIC-10, dedicada a combatir la “subversión”, grupo que habría estado liderado por Vaca. En su momento, este grupo fue acusado de utilizar métodos de investigación que vulneraron Derechos Humanos mediante torturas, desapariciones forzadas, ejecuciones extrajudiciales, violencia sexual, entre otros delitos.

Elsie Monge, directora de la Comisión Ecuménica de Derechos Humanos (Cedhu) y presidenta de la Comisión de la Verdad que se integró para investigar delitos de lesa humanidad, afirma que, en base de testimonios de víctimas de represión, se pudo comprobar que Vaca era el jefe de esa policía paralela. “Tenemos documentación donde los integrantes de otras unidades policiales se referían a él como jefe del SIC 10, un grupo nefasto, porque era clandestino”, dijo Monge.

Saavedra añade que por más investigación de grupos subversivos que se hayan dado, ninguna persona puede actuar al margen de la ley y que ningún funcionario puede aducir, para librarse de responsabilidad, que había actuado bajo órdenes superiores.

Criterio con el que coincide Monge, quien añadió que la labor del SIC era la investigar y poner a disposición de las autoridades a los presuntos implicados, pero que no podía combatir un delito con otro delito. Por eso espera que Vaca pueda ser extraditado para que aclare estos casos, ya que, dice, inclusive cuando entró en servicio pasivo ejercía mucha influencia en las filas policiales. (HCR)
 
66
años tiene el exgeneral Édgar Vaca.


Contenido publoicado originalmente en:
----------------------------------------
Monitoreo de Medios de Comunicación

Reacciones:

0 comentarios:

Publicar un comentario

TwitterFacebook Google Plus you tube rss