26 de enero de 2014

Miles de esperanzas que aún conducen hacia el silencio...

Lidia R,Grace Ch, Rodrigo G, Luis S, Alexandra C y Telmo P
Las historias de tenacidad de los familiares por encontrar a sus seres queridos

Desde 2011 se registran 17 550 denuncias por personas desaparecidas. Más de 1 000 no han vuelto a casa.

Aquellos 10 minutos… Todas las noches bastaba apenas ese instante para que David abrazara a Alexandra, su madre. Cuando el bus dejaba atrás Pomasqui, el estudiante de periodismo llamaba a casa para que salgan a recibirlo en Rumicucho, la última parada. Así fue esa noche del 16 de mayo de 2013. David se comunicó con su mamá. Una joven que viajaba en el mismo bus de Transs Hemisféricos escuchó ese diálogo antes de bajarse en San Antonio de Pichincha. Para entonces, Alexandra y Pepito, el french poodle mascota de David, ya estaban en la parada. El joven de 21 años, amiguero y buena onda, nunca llegó. Aquellos 10 minutos ahora son ocho meses...

En otros hogares, esos 10 minutos de magia por volver a ver al hijo, al padre, al hermano se han extendido desgarradoramente por más de 23 años. Rodrigo Garzón, por ejemplo, aún espera el retorno de su hermano, el poeta Gustavo, desaparecido en una de las noches de lluvia en La Mariscal, en los 90: una época oscura por la cual 20 familias todavía lloran a los suyos.

Las historias se repiten con un corolario de silencio. Papi, estoy bien. Me fue bien en Loja y me voy a quedar un día más para conocer otros lugares de la provincia… La pantalla del celular de Telmo Pacheco se iluminó a las 06:00 del 3 de noviembre de 2011, con el mensaje del hijo a quien puso su mismo nombre. Entonces el viajero tenía 33 años y ayer, precisamente, la familia recordó sus 36, en el vacío de su casa en la Basílica, donde Telmo Jr., después de su travesía lojana, iba a inaugurar un cafetín en la terraza, con la vista de una ciudad abigarrada y hoy ajena al dolor de los Pacheco. En esa casa ahora funciona la Asociación de Familiares y Amigos de los Desaparecidos en Ecuador (Asfadec) y en ella coinciden 150 familias con una misma consigna frente a la situación de sus seres queridos: “Solos los perderemos, unidos los encontraremos”. 

La solidaridad que se respira en ese espacio mitiga el terror de los segundos que caen como granizos en piel desnuda. Segundos que se cuentan en lustros y que también golpean el espíritu de Luis Sigcho. Su hijo, Luis Jr., no vuelve desde 2008. Salió de su casa en Sangolquí a una fiesta en San Rafael.

Su padre lo busca en sueños, entre lágrimas que se pierden en las comisuras de sus labios. Lo busca en el día, en la noche, también en las madrugadas. Trabaja en el reservorio de Guangopolo, al oriente de Quito, y a las 02:00, cuando hace un paréntesis en su turno, camina por la vera del río, “de repente un cuerpo me diga que por fin podremos dar cristiana sepultura a mi hijo”. El jueves allí encontraron un cadáver: no era Luis, hincha de la Liga, diestro en las matemáticas y hábil en la mecánica automotriz. Una pancarta proyecta la imagen del joven que el 17 de enero pasado cumplió 31 años. Luis se cubre con ella, como cuando su hijo se colgaba de su cuello en la niñez. “La vida que tuvimos ya no existe más”, cuenta Rodrigo Garzón. “El Estado tiene una deuda enorme con nosotros”, dice con determinación, tras recordar que el caso de su hermano ha sido estudiado por dos comisiones de la verdad, sin resultados. Todos, familiares y amigos, están sin un brazo, sin una ilusión, sin más palabras. La prioridad es encontrar a los suyos. Y no hay prueba, por más dura que fuese, que no se deba afrontar. Alexandra Córdova cambió una vida de planes de futuro con David y su hija menor por un hostil recorrido por morgues, hospitales, albergues, fiscalías… Luis Sigcho, desde su lado, sabe lo que siente Alexandra. Antes, cada dos días, iba a la morgue y le tocaba halar las bandejas de los frigoríficos donde están los cadáveres, con la respiración suspendida y luego con un terremoto de emociones: no es de su hijo el cuerpo desfigurado que ve entre nubes de lágrimas. No es… Pero ¿dónde está? La búsqueda de respuestas le han llevado a descender a las quebradas de Amaguaña, de San Pedro de Taboada, de Uyumbicho… Lo han obligado a mirar el cielo y ver si aves rapaces revolotean por algún pliegue del valle de los Chillos…

En la siguiente entrega, conozca más detalles de la lucha de los familiares de los desaparecidos y las respuestas del Estado. Los casos de Grace Chapanta y Lidia Rueda, por ejemplo, ilustran el cambio de un Estado frío a uno de mayor diligencia ante las personas extraviadas. Lea estas historias el miércoles 29. Ese día, a las 11:00, los familiares harán un plantón en la plaza Grande.

Telmo Pacheco

Desapareció el 3 de noviembre de 2011. Sus ojos son marrón. Mide 1,75 m. Cicatriz en ceja derecha y en cuello. Llame al   098 770 4869 o al 02 228 1304.

Viviana Yanza Freire

Desapareció el 11 de septiembre de 2009. Mide 1,65 m. Sus ojos son negros y tiene dos lunares cercanos en la mejilla. Contáctese con el   02 295 1425.

Carolina Garzon Ardila

Desapareció el 28 de abril de 2012. Su piel es blanca rosácea. Es una estudiante colombiana y desapareción en Quito, sector Monjas. Llame al   098 227 9247.

Estefanía Rengel Acosta

Desapareció el 2 de marzo de 2004 en Pasaje, provincia de El Oro. Estaba en la terminal rumbo a Machala. Mide 1,55 m, tez blanca y sus ojos marrón. Llame al 098 227 9247.

Stalin Conchambay Lema

Se extravió el 3 de octubre de 2011. Mide 1,58 m, ojos café oscuro. Tiene cicatriz en el codo derecho. Fue visto por última vez en  Carapungo. Llame al 02 295 1425.

Jesús Díaz Espinosa

Se perdió el 18 de mayo de 2013, del sector de Pusuquí. Es adulto mayor. Aquel día vestía camisa azul, chompa crema y pantalón gris. Llame al 098 227 9247.

Pedro Chávez Brito

Desapareció el 22 de noviembre de 2009, en San Antonio de Pichincha. Ahora tendría 92 años. Mide 1,70 m. Sufre de amnesia. Contáctese con el 02 261 2933.

David Romo Córdova

Desapareció el 16 de mayo de 2013. Viajaba en un bus de Transs Hemisféricos a su casa, en Rumicucho. Mide 1,74 m. Sus ojos son marrón. Llame al

 099 990 8470.

Luis Sigcho Ñacato

Se extravió el 4 de octubre de 2008. Se lo vio por última vez en la discoteca El Palco, San Rafael. Tez trigueña, pelo negro. Llame al 098 489 4941 o al 02286 3990.

Nahomy Vivar Zambrano

Desapareció el 21 de julio de 2007, en la playa de Galera, Esmeraldas. Era una bebé y medía 75 cm. Vestía una falda verde y una blusa blanca. Llame al 098 227 9247.

James Cuenca Vega

Desapareció el 9 de noviembre de 2013. Ese día su familia despertó y no lo encontró en casa, en el barrio Fátima de Machala. Llame al 098 227 9247.

Giovanna Pérez C.

Se extravió el 4 de diciembre de 2010. Estaba en una gasolinera de la avenida Los Shyris, en Ambato. Tiene orificios de piercing. Llame al 098 227 9247.

Celso Naula González

Desapareció el 18 de diciembre de 2010, junto con su sobrino, en el centro de Tulcán. Se dedicaba a la venta de joyas. Comuníquese con

el 02 295 1425.

Juliana Campoverde R.

Se extravió el 7 de julio de 2012, en el sector de Solanda, sur de Quito. Mide 1,68 m, tiene un lunar junto al labio. Llame al 098 382 6975 o al 02 284 8208.

¿DÓNDE ESTÁN...? Sitios de información

ASFADEC: la Asociación de Familiares de Desaparecidos del Ecuador. Está en la García Moreno N11-113 y Carchi, detrás de la Basílica. Puede llamar al 02 228 1304 o al 098 760 3122.

www.asfadec.tk:  este es el sitio en Internet de la Asociación. Allí hay un registro de noticias con respecto a las personas desaparecidas y todas las actividades que realizan sus familiares hasta encontrarlos. Otro portal fundamental, con el registro fotográfico e informativo de los desaparecidos está en www.desendor.org.

Dos nexos en la radio:  rayuelaradio, lunes, 11:00 y miércoles, 18:00. 88.1 FM Latina, miércoles a las 07:30.

el ministerio del interior:  abrió el programa de recompensas. Puede llamar al 02 295 1425 o al 098 227 9247.

Contenido publicado originalmente en:
Hoy
Iván Flores Poveda
Editor de Información
--------------------------------------------------------
Monitoreo de Medios de Comunicación

Reacciones:

0 comentarios:

Publicar un comentario

TwitterFacebook Google Plus you tube rss