18 de diciembre de 2013

Vuelve la esperanza para familiares de desaparecidos

Ayer se cumplieron siete meses de la desaparición del estudiante universitario David Romo.

El joven, que tenía 21 años al momento de su ausencia, fue visto por última vez el 16 de mayo del presente año en una parada de bus de la capital cuando se dirigía a su casa ubicada en la Mitad del Mundo.


David Romo es uno de los 1.091 casos de personas desaparecidas reportadas en Ecuador en los últimos 18 meses.


Santiago Romo, padre de David, lamentó que en este tiempo, las investigaciones del caso no hayan avanzado lo suficiente para conocer más pistas que podrían llevar a encontrar a su vástago, pues hubo como tres fiscales a cargo de la causa.


Aún así, ve con mucho optimismo que la desaparición involuntaria se podría tipificar como delito en el texto del Código Orgánico Integral Penal (COIP), tal como lo anunció el presidente de la República, Rafael Correa, el último sábado.


"La tipificación de la desaparición, ya sería un avance, porque nos brinda mayores herramientas judiciales para continuar en los procesos, y es una mayor tranquilidad para todas las familias que tenemos este problema", dijo.


De la misma manera, Santiago Romo indicó que si la desaparición involuntaria es imprescriptible, renace más esperanza para que los implicados en estos hechos no queden en la impunidad.

Alix Monroy Ardila, madre de Carolina Garzón, joven colombiana desaparecida el 28 de abril de 2012 en Quito, se encuentra en el país desde hace 2 meses, ella vive la misma situación que los Romo. La mujer espera que las investigaciones sobre la desaparición de su hija se agiliten en la Fiscalía.

"Había un promedio de mínimo cuatro fiscales por cada caso. Y cuando lo retomaban tenían que iniciar la investigación desde cero, espero que eso no ocurra ahora".


A base de los casos de las familias de desaparecidos que mantuvieron una reunión la semana pasada con el presidente de la República, Rafael Correa, se anunció formalmente una política integral de apoyo del Estado a las familias que atraviesan esta amarga situación de no conocer el paradero de sus seres queridos.


No habrá rotación de fiscales como parte de la política, ya no habrá rotación de fiscales en estos casos, pues era una situación que dificultaba la continuidad del proceso de indagación.

Además, se contará con un sistema de información de las personas con una base de datos actualizada, la que servirá para brindar apoyo económico, psicológico, social, legal y humano que permita superar el trauma de la pérdida de un familiar.


Se estableció que la Fiscalía tendrá que investigar todos los casos a través de las nuevas unidades especializadas hasta llegar a una solución. Además, instituir como derecho y deber del Estado, encontrar a un familiar desaparecido. Javier Córdova, viceministro del Interior, indicó que para combatir la problemática de las desapariciones se creó la Dirección Nacional de Delitos contra la Vida, Muertes Violentas, Secuestros, Extorsión y Desapariciones (Dinased). Esta entidad se encargará de dar un adecuado seguimiento respectivo a los casos, así como ejecutar las investigaciones necesarias para localizar a los familiares perdidos, y restituirlos a sus hogares.

Para el efecto se están capacitando alrededor de 300 agentes en derechos humanos, relaciones humanas y en aspectos investigativos.


Plantón en la Plaza de la Independencia Miembros de la Asociación de Familiares de Desaparecidos del Ecuador (Asfadec), realizaron ayer un plantón en los exteriores de la Plaza de la Independencia con la finalidad de exigir sanciones a todos los fiscales y policías que archivaron sus casos.

Contenido publicado originalmente en:
------------------------------------------------------------------------
Monitoreo de Medios de Comunicación 

Reacciones:

0 comentarios:

Publicar un comentario

TwitterFacebook Google Plus you tube rss