3 de septiembre de 2014

¡Dure lo que dure, cueste lo que cueste, si luchamos como hermanos a los desaparecidos los encontramos!

30 DE AGOSTO: DÍA INTERNACIONAL DE LA DESAPARICIÓN FORZADA: LA BÚSQUEDA CONTINÚA

Marcha por las calles del centro histórico de Quito
El sábado 30 de agosto, Día Internacional de la Desaparición Forzada, la Asociación de Familiares y Amigos de Personas Desaparecidas en Ecuador (Asfadec) organizó una marcha y un evento de denuncia y visibilización ciudadana sobre este grave problema social.

Alrededor de un centenar de personas se congregaron en la Plaza de San Blas desde primeras horas de la mañana con pancartas y otras expresiones gráficas de sus familiares y amigos desaparecidos. La marcha se inició a las 10 de la mañana y avanzó por las calles del centro histórico de Quito hasta la Plaza Grande y luego hasta la Plaza de Santa Clara. 
En la Plaza Grande se presentó una obra teatral muy expresiva sobre el tema de la desaparición que congregó a numeroso público que transitaba por el histórico corazón de la capital ecuatoriana. En la plaza  de Santa Clara se instalaron carteles con fotos sobre diversos episodios de la vida de las personas desaparecidas y se presentaron varios actos artísticos y culturales alusivos al tema de la desaparición. Se escuchó además numerosas intervenciones de personas solidarias y de familiares que expresaron su dolor y su frustración frente a la falta de resultados de las investigaciones.

Aunque gracias a la lucha y la tenacidad de las familias agrupadas en Asfadec se ha logrado avances como la campaña de spots en la TV sobre los desparecidos y la conformación de la Unidad Especial de Desaparecidos adscrita a la policía (Dinased), quedan todavía temas pendientes que fueron acordados en la reunión de julio con el presidente Rafael Correa. Entre estos puntos se puede mencionar los siguientes: la contratación de personal capacitado y especializado que acompañe las investigaciones de la Fiscalía, el apoyo para financiar la acción legal de abogados que representen a las familias de los desaparecidos, la elaboración de una base de datos nacional sobre las morgues, hospitales, albergues y otros sitios donde se pueda tener información sobre las personas desaparecidas, así como el apoyo socioeconómico a las familias que en su gran mayoría son de escasos recursos, entre los aspectos más destacados.

Más allá del dolor, la frustración y la impotencia que sentimos los allegados, lo más importante es continuar con la campaña tenaz e incansablemente, sin desmayar. La unidad de las familias afectadas y la solidaridad de la prensa, de los organismos de derechos humanos, de los jóvenes, los artistas , las organizaciones y la ciudadanía en general constituyen el aliciente que nos anima a continuar en esta lucha por la vida, la verdad y la justicia. Por eso seguiremos exigiendo nuestros derechos y haciendo escuchar nuestra voz: ¡Dure lo que dure, cueste lo que cueste, si luchamos como hermanos a los desaparecidos los encontramos!

¡Solos los perderemos. Unidos los encontraremos¡ (MM)

Reacciones:

1 comentarios:

Publicar un comentario

TwitterFacebook Google Plus you tube rss