15 de mayo de 2014

Mañana se cumple un año de la desaparición de David Romo

Alexandra Córdova madre de David Romo
Cada minuto está dedicado a pensar qué más se puede hacer”.
 

Mañana se cumple un año de la desaparición de este joven universitario, de 21 años de edad, ocurrido en algún lugar entre el redondel de la Mitad del Mundo y Rumicucho.

Luego de tres meses de de-saparecido, su madre Alexandra Córdova se cambió a un departamento por el sector de las Naciones Unidas para movilizarse con más facilidad en su búsqueda. Allí compartió con Diario La Hora la dura realidad que soporta.

¿Cómo ha sido este año para Ud.?

Son 12 meses de estar día a día buscando una pista, algo que me lleve a David. Desde ese día cambió absolutamente todo, se acabaron los fines de semana en que salíamos de paseo o simplemente nos quedábamos en la casa. Ahora cada minuto está dedicado a pensar qué más se puede hacer, a entrevistarme con toda la gente posible, a visitar a las autoridades o instituciones del Estado para encontrarlo.


¿Cuál es el vacío que dejó su hijo?

Él es mi primer hijo, tiene muchas ilusiones, muchos sueños por cumplir. Él es esa parte que nos da alegría, seguridad y apoyo. Es el hombre de mi casa, el que nos cuida. Cada cosa, cada instante me recuerda a él, no dejo de pensarlo. Quisiera regresar el tiempo atrás. Si tan solo hubiese sabido que esto iba a pasar, ese día hubiese estado con mi hijo todo el día, protegiéndolo. Lastimosamente, no puede ser así.

¿Cómo es David Romo?

Es la mejor de las personas y no lo digo porque sea mi hijo. Apoya a todos sin mirar la condición de las personas. Por eso, este año se han acercado a darme su solidaridad no solo sus compañeros de colegio o de universidad, sino mucha gente que se cruzaron en la vida de David y que le recuerdan con cariño.

¿Cuáles son los gustos de su hijo?

Él es hincha de Liga, es estudiante de Comunicación Social y le gustan las obras de teatro. Sueña con escribir guiones y dirigir su propia obra. Quiere terminar su carrera y luego seguir abogacía. También quiere seguir la carrera de chef, aunque en la casa no cocinaba.

¿Cómo madre qué significa tener un hijo desaparecido?

Es lo peor, no le deseo a nadie. Esa incertidumbre de no saber qué pasó, dónde está, es tremenda.


¿Qué significado tuvo para Ud. el Día de la Madre? ¿Cómo lo vivía antes y cómo lo vive ahora?

Antes mis dos hijos me preparaban el desayuno y me lo llevaban a la cama. Luego nos íbamos de paseo o a alguna reunión familiar. Sin embargo, este domingo no fue así. Mi hija me preparó el desayuno pero me faltaba la otra mitad, esa mitad que durante un año no ha estado. No fue el mismo Día de las Madre que otros años, fue muy triste.

¿Cómo le afectó a su hija?

Demasiado. Tienen cuatro años de diferencia en edad, pero los dos se comentaban las cosas. Los secretos que no me decían se compartían entre ellos, hacían travesuras, siempre han sido muy unidos. Claro que, como todos los hermanos, tenían sus pequeñas diferencias, pero eran cosas insignificantes.


Mañana se organiza un evento en el auditorio de la Facultad de Comunicación Social. ¿Cuál es el objetivo?

A más de que quiero que todo el mundo sepa que mi hijo continúa desaparecido, deseo que se den cuenta de lo que está pasando en el país donde las desapariciones son muy frecuentes. Que se tome conciencia, que se visibilicen los casos. Que haya más solidaridad.

¿Hasta cuándo va a seguir esta lucha?

Hasta encontrar a David. Tengo la confianza en Dios y espero alguna noticia de quienes están investigando.

¿Qué le pide a Dios en sus oraciones?

Que me devuelva a mi hijo. Que ilumine y que les dé sabiduría e inteligencia a las personas que están a cargo de las investigaciones, para que encuentren no solo a mi hijo, sino a las demás personas que están desaparecidas. (HCR)

Contenido publicado en:
------------------------------
Monitoreo de medios de comunicación 



Reacciones:

0 comentarios:

Publicar un comentario

TwitterFacebook Google Plus you tube rss