27 de marzo de 2014

Sospechoso de plagio con prisión preventiva después de 13 años

Gregorio S. fue detenido y la Fiscalía inició una investigación penal por, supuestamente, retener a Narcisa del Pilar Arias Quinto en 2001, quien no aparece.

El paradero y condiciones de vida de Narcisa del Pilar Arias Quinto son inciertos desde el 7 de junio de 2001, pero con la detención de la, supuesta, última persona que la vio con vida, en la familia de la joven resurge la esperanza de encontrarla o, al menos, saber qué sucedió con ella.

Gregorio S. fue capturado el lunes 24 de marzo en Milagro, provincia del Guayas, y la Fiscalía inició en su contra una instrucción penal por el presunto delito de plagio, con 90 días de duración, a raíz de que Inés Quinto, madre de Narcisa, lo denunció por la desaparición.

Inés relató que la última vez que tuvo contacto con su hija fue en el centro de Milagro. Realizaron compras y habían planeado venir a Guayaquil para despedir a un familiar que salía del país, pero la menor finalmente no quiso ir.

Inés permitió que la joven regresara sola, ya que confiaba en ella porque era obediente, pero -aseguró- en ese momento apareció Gregorio, quien era amigo de Narcisa. Los dos se quedaron conversando y él prometió que la enviaría a casa en un taxi, en esa época tenía 16 años.

Cuando Inés llegó a su domicilio se llevó la sorpresa de que su hija no había regresado y enseguida fue a buscarla a la vivienda del enamorado, Segundo C., que también era amigo de Gregorio.

Según Inés, el novio de Narcisa le confesó que sí la vio, pero divirtiéndose en una discoteca con Gregorio. Acotó que cuando se dirigía a casa de otra de sus hijas, a pedir ayuda, localizó a Gregorio y le exigió explicaciones. Sin embargo, el implicado afirmó que no sabía nada de ella y escapó, desde entonces les perdió la pista a los 2.

Durante la audiencia de formulación de cargos, efectuada el martes 25 de marzo, en la que participaron el fiscal Édison Daquilema, el juez Stalin Sinche y el sospechoso con su abogado, se expuso que como resultado de las investigaciones y conforme a las versiones de Segundo y Gregorio, se comprobó que Narcisa estuvo en el centro de diversión nocturno denominado ‘La Boom’.
Pero lo que sucedió dentro de la discoteca todavía no se aclara. Segundo atestiguó que llegó con unos amigos al sitio, donde descubrió que Narcisa y Gregorio estaban juntos, lo que consideró una traición y se retiró.
Sin embargo, el detenido afirmó que cuando se encontraban en ‘La Boom’ apareció Segundo con otros conocidos, entre ellos una mujer a quien trataba como su novia. Según Gregorio, eso afectó mucho a Narcisa, salieron del lugar, la embarcó en un taxi, él se fue caminando a su casa y desde ahí no la vio más.

Segundo -consta en su versión- agregó que Narcisa luego fue a buscarlo para hablar, pero no la atendió, solo se asomó por la ventana -minutos después- la vio con Gregorio, sentada en el portal de la casa de este último, porque vivía en el mismo barrio.

Daquilema manifestó que hay testificaciones de que Gregorio tuvo a una joven en el domicilio de un familiar (su madrina de confirmación) y que al parecer ella estaba ahí en contra de su voluntad.

El representante de la Fiscalía acotó que una vez que le asignaron la investigación utilizó las vías necesarias para dar con el paradero de Narcisa. Por ejemplo, buscó en las bases de datos de hospitales, centros de privación de libertad, Registro Civil, instituciones bancarias, empresas telefónicas, etc., pero no hubo resultados positivos.

Con respecto al paradero de Gregorio, descubrió que desde 2001 sostuvo más de una relación sentimental y que cambió de domicilio en algunas ocasiones, es decir, estuvo en Loja, Puyo y Quito, y que varias veces regresó a Milagro.

Daquilema indicó, basado en los testimonios, que en varios de esos retornos Gregorio y Segundo habrían conversado. El primero le preguntó al sospechoso sobre el paradero de Narcisa, una vez le habría respondido que sí tuvieron una relación, pero en otra oportunidad le dijo que ya no busquen más a la muchacha. El sospechoso negó esa declaración y manifestó que Segundo miente.

Tito Zamora, abogado de Gregorio aseveró que su defendido no tiene responsabilidad en la desaparición y argumentó que apenas se enteró de que lo buscaban se presentó en la Fiscalía para averiguar qué sucedía, momento en que fue detenido.

A pedido de la Fiscalía el Juzgado Undécimo de Garantías Penales de Milagro ordenó la prisión preventiva de Gregorio S., pues consideró que no habría otra manera de asegurar su comparecencia en futuras diligencias.

Daquilema no descartó vincular a terceros en la instrucción penal, mientras que Inés Quinto expresa que aquel a quien considera responsable, de la desaparición de su hija, debe admitir la culpa o decir dónde está.

Contenido publicado originalmente en:
El Telegráfo
------------------------------------
Monitoreo de medios de comunicación

Reacciones:

0 comentarios:

Publicar un comentario

TwitterFacebook Google Plus you tube rss