26 de diciembre de 2013

Luego de 11 años encontró a su hijo

El domingo 5 de mayo de 2002 está grabado como el peor día en la vida de Ana Patricia Solís Cabezas, una mujer afrodescendiente que actualmente tiene 30 años de edad.

Ana Patricia Solíz. Foto: La Hora
Aquel día, la mujer que en ese entonces tenía 19 años de edad, acudió con su hijo de apenas tres meses de nacido a un templo evangélico de Santo Domingo de Los Tsáchilas, ciudad en la que laboraba como doméstica en casa de una distinguida familia.

“Era la cuarta ocasión que iba al templo, en el interior una mujer se ofreció a tenerme al bebé mientras yo oraba de rodillas, la primera vez que levanté la mirada observé a la desconocida que balanceaba entre sus brazos a mi pequeño, cuando terminé de orar me preocupé porque la mujer ya no estaba, se había llevado a mi hijo”, comentó Ana Patricia.

Infructuosa búsqueda

Sin poder contener el llanto, agregó que inmediatamente con el pastor de la congregación y otros hermanos de la iglesia, emprendieron la búsqueda de su hijo, lo que incluyó denuncias en la Policía, Fiscalía y Juzgado de la Niñez y Adolescencia.

Fueron años de infructuosa búsqueda por todo el país, carteles, anuncios en radioemisoras, estuvo incluso con agentes investigadores en su natal Chamanga, cantón Muisne, creyendo que el padre de su hijo se lo había mandado a robar.

Con etapas depresivas muy fuertes que deterioraron su estado de salud, transcurrieron los años para esta madre quien aseguró que nunca perdió la fe de encontrar al hijo de sus entrañas, fue en abril de 2013 que el mismo pastor de la iglesia evangélica a la que siguió asistiendo le dijo que ya sabían dónde estaba su hijo.

Trámites

“Dimos con la casa de la mujer que tiene a mi hijo, quien ahora tiene 11 años de edad, desde el primer instante que lo vi supe que era el niño que nació de mis entrañas, está inscrito en el Registro Civil con otros nombres y apellidos, tengo ocho meses en trámites legales y aún no me lo devuelven”, afirmó la apenada mujer.

Añadió que la prueba de ADN determinó su legítima maternidad y por eso solicita a las autoridades del Juzgado de la Niñez y Adolescencia y de la Fiscalía de Santo Domingo de los Tsáchilas, provincia donde se ventila su caso, que dispongan la devolución de su hijo.

“Son ocho meses que llevo en trámites judiciales para recuperar al niño, un abogado cristiano de Quinindé accedió a ayudare gratuitamente, pero todavía sigo sin tener conmigo a mi hijo, les ruego a los jueces que me lo hagan devolver inmediatamente, yo sé que no será fácil para el niño adaptarse a su nueva vida, pero con la ayuda de Dios, seguro me llamará mamá muy pronto”, expresó Ana Patricia.

 
Aborto

Hace 4 años atrás adquirió un nuevo compromiso, con quien procreó un hijo que ahora tiene 2 años de edad, por las preocupaciones y el estrés generado en los trámites para recuperar a su hijo mayor, abortó a quien iba a ser su tercer hijo, actualmente vive en la cooperativa de vivienda 30 de Noviembre, de La Independencia, parroquia La Unión del cantón Quinindé.

La mujer que se le llevó a su hijo reconoció que lo hizo para salvar su matrimonio, pues, su marido estuvo a punto de abandonarla porque no podía concebir. (JAR)

Contenido publicado originalmente en: 
------------------------------------------------
Monitoreo de Medios de Comunicación

Reacciones:

0 comentarios:

Publicar un comentario

TwitterFacebook Google Plus you tube rss