24 de diciembre de 2013

Gustavo Garzón: "Todos se parecen a vos y ninguno es tanto en mi vacío"

Foto: abraxasinstinto.blogspot.com
Carne de mi alma.
Espacio de mis andares.
Infinita sombra de mis que haceres.
Te miro hijo mío en las calles, 
en los restaurantes, en a las universidades.
Todos se parecen a vos y ninguno es tanto 
en mi vacío.

Te acarició en los libros que escribiste, 
en los dinosaurios que trajiste a casa,
en los fósforos con que prendiste la cocina los
días de nada en la lacena, en las páginas
que me quedaron por vivir junto a tus hermanos.

A veces me despierto hijo mío y voy a tu cuarto, 
a ver si has llegado.
 Ayer creí que entrarías a saludarme 
y esta tarde te esperaba como quien espera al niño de sus sueños, de sus amores.

Tus amigos han venido a verme; me dicen que habrán palabras sobre vos 
después de veintiún años, pero prefiero caminar hasta la plaza a reclamar
tu presencia en mi vida, en mi casa.


Contenido publicado originalmente en:

Gustavo Garzón Guzmán
Más allá de la transparencia
Casa de la Cultura Ecuatoriana 2011

Reacciones:

0 comentarios:

Publicar un comentario

TwitterFacebook Google Plus you tube rss